<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Cómo va la discusión del proyecto de ley “anti fracking”?

Por cuarta vez el Congreso tendrá que decidir si Colombia estará libre de fracking. Gobierno, congresistas y activistas participaron en Audiencia Pública.

La ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, reiteró este jueves su defensa a la prohibición del fracking en Colombia, asegurando que la implementación de esta técnica reduciría en el tiempo la transición energética, de manera que se profundizaría “por 30 o 40 años más nuestra dependencia de combustibles fósiles”.

Muhamad reiteró que la postura crítica del nuevo gobierno no solo es sobre la técnica de fracturación hidráulica, sino también sobre la “carbono-cultura” del país, refiriéndose a la necesidad de que Colombia cambie de manera acelerada la dependencia de combustibles como petróleo, el carbón y el gas natural.

(Lea aquí: “No habrá fracking en Colombia”: Gustavo Petro)

“Yo no voy a negar la dificultad de la transición energética, tampoco voy a negar que seguramente durante los próximos 15 años vamos a tener que utilizar hidrocarburos en Colombia, pero lo que necesitamos como gobierno es tomar decisiones estratégicas”, sostuvo Muhamad, quien participó en la Audiencia Pública sobre el proyecto de ley que prohíbe el fracking en Colombia, radicado el pasado 10 de agosto.

En cuanto a los argumentos en contra del fracking, la ministra argumentó que esta técnica, que consiste en “romper la roca madre para descapsular pequeños volúmenes de gas y petróleo”, tiene altos impactos en el medio ambiente debido al consumo desmesurado del agua y a alta incertidumbre en la geografía colombiana.

Hoy, a 33 municipios de Cundinamarca hay que entregarles entres tres y seis meses el agua en carrotanque, no solo porque no tengan infraestructura de acueducto, sino porque las fuentes de agua han desaparecido”.

Susana Muhamad.

Por su parte, la senadora del Pacto Histórico, Esmeralda Hernández, argumentó que hoy “la perforación de un pozo petrolero está demandando, al día, en agua, lo que demanda dos veces la población de un municipio como Barrancabermeja, de 200.000 habitantes”, dijo.

Otro de los impactos ambientales que expresaron, tiene que ver con el aumento de probabilidades de fallas técnicas que implica la técnica de fracking, las cuales podría contaminar ríos enteros y acabar con la vida de miles de animales, es decir, destruir ecosistemas a perpetuidad.

Postura de los petroleros

El vicepresidente de Ecopetrol, Alberto Consuegra, aseguró que Ecopetrol está apuntando a un escenario de descarbonizar su producción, pero todavía no están dispuestos a cerrar la llave del petróleo del todo de forma acelerada.

“Nosotros lentamente vamos a ir creciendo la participación del gas, vamos a ir reduciendo la producción de petróleo, porque los campos maduros que hoy tenemos los vamos a ir perdiendo”, dijo.

Ecopetrol actualmente desarrolla dos proyectos pilotos de fracking en Santander (suspendidos por 90 días), y es una de las voces que defienden la explotación de yacimientos no convencionales de hidrocarburos.

Aseguró que la transición energética requiere de recursos y de seguridad desde el punto de vista de las exportaciones y desde el punto de vista fiscal.

Detalló que “hoy cerca del 30% de nuestros ingresos y de nuestra rentabilidad viene de un sector que ya está descarbonizado” y añadió que para el 2040 la participación de sectores de bajas emisiones sería del 40% y la de los hidrocarburos del 60%.

(Le puede interesar: Presentan de nuevo un proyecto de ley para prohibir el fracking en Colombia)

Por su parte, el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas (ACP), Francisco Lloreda, aseguró que Colombia no puede renunciar a ninguna técnica para extraer hidrocarburos, porque la energía más costosa es la que no se tiene.

El dirigente gremial dijo que hoy en día el mundo sufre de una crisis energética y hay países como los europeos, que perdieron su soberanía energética al dejar que Rusia se convirtiera en su principal proveedor de gas, olvidando la exploración y explotación en cada nación.

“Hay que dejar que por lo menos se realicen los pilotos, son dos pozos y si los resultados confiables, pues se adelanta el proceso y si los pilotos son negativos pues se dejan a un lado.

El proyecto

Más de 100 congresistas, de varios partidos y movimientos políticos presentes en el Congreso, radicaron por cuarta vez ante el Congreso de la República un proyecto de ley que busca prohibir, de manera definitiva, la explotación de yacimientos no convencionales y la técnica del fracking en el país, y que ordena, además, la formulación de una “Política de transición energética justa”.

Este proyecto, que cuenta con el respaldo del Gobierno nacional, es producto entre la Alianza Colombia Libre de Fracking y algunos congresistas.

Para la Alianza, la iniciativa “es una propuesta coherente con las exigencias de la ciudadanía para alejar los peligros de la explotación de los yacimientos no convencionales y el fracking. La iniciativa garantiza, al mismo tiempo, la continuidad de la explotación convencional de petróleo y gas, que es necesaria para una transición energética justa”.




Más noticias