<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Alcalde Daniel Quintero sí impugnó revocatoria en su contra

Quintero habló a través de redes de irregularidades en la recolección de firmas para promover la revocatoria en su contra.

El viernes 31 de diciembre, cuando se le vencía el plazo para hacerlo, el alcalde Daniel Quintero impugnó ante la Registraduría el proceso revocatorio que se adelanta en su contra y que es respaldado por diversos sectores ciudadanos y políticos de la ciudad.

En efecto, fuentes de la Registraduría le confirmaron que el último día del 2021 llegó la apelación desde La Alpujarra y que, además, se tiene hasta el próximo lunes 10 de enero para responder el recurso de Quintero.

Lo que llama la atención es que el propio Quintero aún no se haya pronunciado sobre esa impugnación, en la medida de que ha sido muy activo, tanto en redes como en sus declaraciones públicas, sobre todo lo que rodea el proceso de revocatoria en su contra.

Y desde la Registraduría le dijeron a este diario que si bien el recurso se radicó el viernes, cuando se venció el plazo, solo hasta este lunes se pudo confirmar debido a que este tipo de trámites se pueden hacer de forma virtual y solo en día hábil es viable confirmar la recepción de los mismos.

Ahora lo que sigue, de acuerdo con conocedores de este proceso, es que la Registraduría analice los argumentos de Quintero para impugnar la revocatoria, entre los cuales ha hablado de que al menos 3.000 firmas –según él– fueron falsificadas o tienen alguna irregularidad.

En todo caso, para que la revocatoria se caiga tras la impugnación de Quintero, es necesario que se anulen, al menos, 42.037 de las 133.248 firmas de medellinenses que avaló la Registraduría para darle vía libre a la revocatoria.

Si la entidad electoral decide mantener la validez de las rúbricas, se les notificará a las autoridades políticas de Antioquia para que, en este caso, la Gobernación convoque a urnas para que se vote la revocatoria. Esto, de acuerdo a cálculos extraoficiales, podría estar sucediendo en febrero próximo.

Pero tal es la convulsión y efervescencia política que hay en la ciudad por este proceso, el cual es claro tiene un alto componente ciudadano, que los partidos ya han comenzado a tomar postura sobre la misma y a definir estrategias de campaña.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Por un lado, está el sector que apoya a Quintero, que incluye hasta al senador y candidato presidencial del Pacto Histórico, Gustavo Petro, que se ha dedicado a potenciar la narrativa de que es el uribismo el que quiere sacar al Alcalde y no la mala gestión que alegan los revocadores.

Y, por el otro, hay muchos sectores, incluso afines al Centro Democrático y al uribismo en sí, que están impulsando a la ciudadanía para que salga a votar por el sí a la revocatoria por lo que consideran es una “administración corrupta” que dirige la ciudad.

No obstante, y en medio de ese contexto, el expresidente y exsenador Álvaro Uribe, precisamente el líder natural del Centro Democrático, salió este lunes a advertir –vía Twitter que “la oposición al Alcalde de Medellín no es partidista; cuando inició asumimos independencia constructiva”.

Entre tanto, se le preguntó por todo este proceso al abogado y experto electoral Alfonso Portela, quien asesora a Quintero en la impugnación, y aseguró que “se encontró una cantidad importantísima de situaciones que no cumplen con los parámetros que establecen la ley y las resoluciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) con respecto al cumplimiento de requisitos en la recolección”.

Cuando se le pidió profundidad sobre este argumento, Portela añadió que “desde el punto de vista de la grafología” hay al menos 30.000 firmas inicialmente avaladas por la Registraduría que tienen algún tipo de irregularidad.

“Hay elementos de la técnica de la grafología que son necesarios explorar directamente sobre los documentos originales, y solo se contó con las imágenes de los formularios. Sin embargo, aún bajo esas circunstancias, se encontraron ese número tan importante de firmas que no cumplen con requisitos establecidos en las resoluciones del CNE y protocolos de la Registraduría”, enfatizó Portela.

En todo caso, el organismo electoral es el que tiene la última palabra y solo hasta el lunes 10 de enero se sabrá si la impugnación de Quintero prospera o si, por el contrario, el proceso revocatorio sigue adelante y Medellín es citada a urnas para votarlo.




Más noticias