<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Seres “no humanos” presentados en México serían una farsa

Científicos han criticado duramente la presentación de cuerpos “no humanos” como posibles extraterrestres ante el Congreso en México, calificándola de fraude.

En un reciente y controversial evento que ha resonado en redes y medios, expertos presentaron el pasado martes 12 de septiembre ante el Congreso de México lo que describen como cuerpos “no humanos”. El suceso ha agitado tanto a entusiastas como a escépticos, planteando la inevitable pregunta: ¿existe evidencia científica detrás de estas afirmaciones?

La presentación en cuestión, que se ha convertido en el centro de atención, fue liderada por Jaime Maussan, director del programa “Tercer Milenio” y renombrado ufólogo. Durante una sesión histórica en la Cámara de Diputados, pidió al gobierno mexicano reconocer la existencia de Fenómenos Anómalos No Identificados (FANI) —más conocidos como ovnis. En el debate también participaron expertos de renombre internacional que dieron sus testimonios y Ryan Graves, ex teniente de la Marina estadounidense, reveló que el Gobierno de EE. UU. tiene investigaciones en curso sobre estos fenómenos. Lea: La NASA anunció la creación de un departamento para estudiar los ovnis

Controversiales momias de Nazca

Como prueba de la existencia de fenómenos anómalos, Maussan presentó dos cuerpos hallados en Perú en 2017. Estas “momias de Nazca” ya habían causado polémica antes. En ese momento, expertos denunciaron que esos cuerpos consistían en partes del cuerpo humano manipuladas. Las figuras humanoides tienen tres dedos y cráneos alargados y poseen una fisonomía distintiva. Maussan afirma que, aunque no son humanos, no necesariamente son extraterrestres. Según el experto, la Universidad Nacional Autónoma de México habría inspeccionado los cuerpos y aprobado esta teoría.

A pesar de las afirmaciones y la sensación mediática, varios expertos han expresado escepticismo. La física Julieta Fierro, por ejemplo, señaló a DW que los análisis de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se basaron en muestras, pero que los científicos nunca inspeccionaron los cuerpos completos. Además, la UNAM aclaró que cualquier interpretación de los resultados va más allá de su ámbito de estudio.

Distanciamiento de los hechos

El Laboratorio Nacional de Espectrometría de Masas con Aceleradores (LEMA) había realizado el estudio de datación pero también se distanció de los hechos: “El LEMA se deslinda de cualquier uso, interpretación o tergiversación posterior que se haga con los resultados que éste emite.”

Incluso Ryan Graves, quien había compartido sobre su experiencia y la de otras tripulaciones aéreas con fenómenos desconocidos, manifestó su decepción por el rumbo que tomó la presentación.

“Acepté una invitación para testificar ante el Congreso mexicano con la esperanza de mantener el impulso del interés del gobierno (...). Desafortunadamente, la manifestación de ayer fue un gran paso atrás en esta cuestión. Mi testimonio se centró en compartir mi experiencia y los informes de la UAP que escucho de tripulaciones aéreas comerciales y militares”, escribió en su cuenta de X, antes Twitter.

Maussan y sus contactos

Uno podría preguntarse: si había tantas dudas, ¿por qué Maussan pudo presentar ante el Congreso? La reciente apertura en EE. UU. a discutir fenómenos aéreos no identificados parece haber influido: Tan solo un día después la NASA presentó su informe sobre fenómenos anómalos. y no podemos descartar que la red de contactos de Maussan, incluyendo al diputado Sergio Gutiérrez Luna, haya jugado un papel importante. En años pasados, Maussan ya había tenido oportunidad de presentar sobre otros temas relacionados, como agroglifos.

Con tanta polarización, es probable que transcurra un tiempo antes de que Maussan regrese al Congreso con nuevas teorías o evidencias.

Más noticias