<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¡No se queda quieto! Mire lo último que ha captado el James Webb

Además de un mundo fuera del sistema solar, fotografió a lo que parece una tarántula espacial y anillos ondulados alrededor de una estrella. Mire las maravillas.

El telescopio más potente jamás construido por el ser humano sigue sorprendiendo con su capacidad. El James Webb convierte a la ambición científica en realidad palpable, gracias al trabajo de los científicos que están detrás de su operación. (Lea: Vuelven a cancelar el lanzamiento del Artemis I por una fuga de combustible)

10 mil millones de dólares, lo que costó a la NASA y a las otras agencias espaciales involucradas, hoy parecen una suma sustentable por la cantidad de descubrimientos que ha hecho el artefacto. Entender el origen del Universo ya no parece una quimera.

Un equipo de astrónomos internacionales dirigido por Charles Cadieux de la Universidad de Montreal, publicó en la revista científica The Astronomical Journal un estudio que reveló el descubrimiento de un exoplaneta que orbita alrededor de TOI-1452, una de las estrellas pequeñas de un sistema binario ubicado en la constelación de Draco a unos 100 años luz de distancia.

¡No se queda quieto! Mire lo último que ha captado el James Webb

En el estudio describen las observaciones que aclararon la naturaleza y las características de un exoplaneta único hasta ahora. Lo bautizaron como TOI-1452 b, es ligeramente mayor en tamaño y masa que la Tierra, por lo que podría considerarse una supertierra.

“Con las observaciones del Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la Nasa, respaldado por telescopios terrestres, fue que se descubrió este posible candidato de “mundo acuático”, es decir, un planeta cubierto por una gruesa capa de agua, similar a algunas de las lunas de Júpiter y Saturno”, explicó la periodista Daniela Gómez Isaza.

La NASA precisó que una simulación de este exoplaneta, en modelado por computadora, mostró que el agua podría representar hasta el 30% de su masa. “Esa proporción es comparable a las lunas acuosas de nuestro sistema solar que son Ganímedes y Calisto de Júpiter, o Titán y Encelado de Saturno, que se cree que esconden océanos profundos bajo capas de hielo”, agregó la agencia.

La Universidad de Montreal en Canadá confirmó que está ubicado a una distancia de su estrella donde su temperatura no sería ni demasiado caliente ni demasiado frío para que probablemente exista agua en su superficie.

El exoplaneta TOI-1452 b cada 11 días hace una órbita completa de su estrella, lo que sería “un año”. El agua podría existir en la superficie del planeta a pesar de su órbita cercana a su sol porque su estrella enana roja es más pequeña y más fría que el Sol de la Tierra.

De confirmarse, gracias a los visores del Webb, sus características acuáticas, esto permitirá una caracterización atmosférica. Además, su distancia en términos astronómicos no es lejana y se encuentra cerca de la zona de visualización continua del norte del telescopio, lo que significa que se puede monitorear en casi cualquier momento del año. Por ende, ya muchas inmobiliarias se ilusionan.

Las estrellas de la Nebulosa de la Tarántula

El James Webb capturó miles de estrellas jóvenes de la Nebulosa de la Tarántula nunca antes vistas. La imagen, publicada hoy, muestra detalles de la estructura y composición de la nebulosa. También se observan docenas de galaxias de fondo.

“Esta nebulosa, llamada también la guardería estelar 30 Doradus es conocida por sus largos y polvorientos filamentos y se encuentra en la galaxia de la Gran Nube de Magallanes, la región de formación de estrellas más grande y brillante cerca del Grupo Local, que son las galaxias más cercanas a La Vía Láctea. Esta específicamente se encuentra a 161.000 años luz de la Tierra y también es conocida por albergar las estrellas más calientes y masivas conocidas hasta ahora”, explicó la NASA.

Al observar la foto, se pueden divisar nubes esponjosas de color rojo, café, dorado y canela, con reflejos de color óxido que rodean un área central negra. Dentro del área, destaca una gran estrella amarilla con ocho puntas largas y delgadas. A la derecha de esta, hay más estrellas brillantes en forma ovalada.

“El cúmulo está más densamente empaquetado en su núcleo y se dispersa hacia el exterior. En la parte inferior de la imagen hay varios brazos que parecen salir en espiral de una protuberancia bronceada nublada. En la totalidad de la imagen sus estructuras se asemejan a una araña o un calamar. Otras estrellas de ocho puntas azules y amarillas, así como galaxias distantes, se encuentran también en la imagen”, expuso la NASA.

Y agregaron: “Los astrónomos centraron tres instrumentos infrarrojos de alta resolución de Webb en la Tarántula que fue observada con la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) y en la imagen se observa cómo una estrella, que antes los científicos creían que era más antigua y estaba en proceso de despejar una burbuja a su alrededor, en realidad está emergiendo de sus capullos polvorientos y espera su turno para dar forma a la nebulosa.

La agencia espacial estadounidense estableció que sin los espectros de alta resolución en ondas infrarrojas del James Webb no se podría observar que la estrella apenas emergía de su pilar y mantenía una nube de polvo aislante a su alrededor.

La tarántula espacial recobra gran importancia para la ciencia porque se sitúa en una región muy fértil para el nacimiento de estrellas y, debido a su cercanía, facilita el análisis y comprensión sobre el origen del Universo.
Anillos ondulados

El telescopio espacial James Webb capturó una imagen de anillos concéntricos de ‘ondulación’ alrededor de una estrella distante. La fotografía fue difundida en Twitter por la científica Judy Schmidt el pasado 29 de agosto, además, muestra la estrella “WR140” rodeada de círculos regulares que son similares a las ondas que se desvanecen gradualmente.

La periodista Ana Higuera, del medio 20 minutos, expuso que los círculos que se pueden apreciar en la imagen no son perfectamente redondos, debido a que parecen cuadrados.

Los astrónomos llamaron ‘Wolf-Rayet’ a la estrella “WR140” porque ha arrojado gran parte de su hidrógeno en el espacio, está rodeada de polvo y sus ondas se desvanecen a medida que se alejan de la fuente. “WR140, que se encuentra aproximadamente a 5.600 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus, es una estrella variable, lo que significa que cambia de brillo de manera observable durante períodos prolongados”, precisó Higuera.




Más noticias