<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La NASA pone a prueba del Sol su nave con la que irá a un asteroide

OSIRIS-APEX, sonda que va rumbo al asteroide Apophis, pasará cerca del Sol y su calor para probar la resistencia de su diseño original.

En ruta al asteroide Apophis, la reinventada OSIRIS-APEX de la NASA, antes conocida como OSIRIS-REx, se dispone a pasar más cerca del Sol y su calor de lo previsto en su diseño original. Lea: Estados Unidos espera volver a la superficie de la Luna en enero

En su máximo acercamiento (conocido como perihelio) el 2 de enero de 2024, OSIRIS-APEX estará a unos 75 millones de kilómetros del Sol, aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y el Sol, y muy dentro de la órbita de Venus. Sin embargo, esto está 40 millones de kilómetros más cerca del Sol de lo que la nave espacial fue diseñada para operar, ya que el encuentro con Apophis no era parte del plan original de la misión de volar al asteroide Bennu para recolectar una muestra.

Cuando OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, and Security - Regolith Explorer) salió de Bennu en mayo de 2021 con una muestra a bordo, le quedaba una cuarta parte de su combustible y sus instrumentos estaban en excelentes condiciones.

Entonces, en lugar de apagar la nave espacial después de que entregó su muestra de Bennu a la Tierra el 24 de septiembre de 2023 y enviarla a una órbita eterna alrededor del Sol, el equipo propuso enviarla en una misión adicional a Apophis.

La NASA estuvo de acuerdo y nació OSIRIS-APEX (Orígenes, interpretación espectral, identificación de recursos y seguridad - Apophis Explorer).

El próximo perihelio es el primero de seis pases cercanos al Sol, junto con tres asistencias de gravedad de la Tierra, que OSIRIS-APEX emprenderá para llegar a Apophis en abril de 2029. Para mantener seguros sus componentes críticos durante estos pases, los ingenieros del socio de la misión Lockheed Martin Space desarrollaron una configuración creativa de la nave espacial.

Para evitar el sobrecalentamiento, la nave espacial mantendrá una orientación fija con respecto al Sol y reposicionará uno de sus paneles solares para dar sombra a sus componentes más sensibles. Los modelos térmicos indican que esta configuración mantendrá segura a la nave espacial.

“Hemos realizado muchos modelos para garantizar que la nave espacial sea segura”, dijo en un comunicado Dani Mendoza DellaGiustina, investigador principal de OSIRIS-APEX en la Universidad de Arizona, Tucson. “Pero cada vez que se lleva una pieza de hardware de vuelo espacial más allá de los criterios de diseño, se corre un riesgo”, dijo DellaGiustina, quien también es investigador principal adjunto de OSIRIS-REx.

La nave espacial está ejecutando comandos esta semana para colocar uno de sus dos paneles solares; el segundo permanecerá extendido para producir energía.

Durante este tiempo, la nave espacial estará inactiva, con sólo los sistemas críticos, como la telemetría, encendidos. Se comunicará con la Tierra a velocidades de datos bajas, por lo que el equipo de la misión recibirá sólo información limitada sobre el estado de la nave espacial. Una vez que OSIRIS-APEX esté más lejos del Sol en marzo y abril, los ingenieros encenderán los instrumentos para probarlos.

Más noticias