<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La cara oculta de la Luna, ¿por qué es tan diferente al lado que se ve?

Un gran impacto provocó que los dos hemisferios de la Luna sean tan diferentes entre sí, lo que ha desatado a un sinfín de misterios. ¿A qué se debe la divergencia terrestre y química?

Según la psicología todos los seres humanos tienen un alter ego​​​, un segundo yo, distinto de la personalidad normal o cotidiana de una persona. Para muchos, esa dimensión desconocida se asocia a conductas siniestras, misteriosas o perversas. La cara oculta de los individuos.

(Lea: El curioso objeto de fabricación humana que encontró la NASA en Marte

La Luna, ese satélite natural que acompaña las noches terrícolas al que le aúllan los lobos y que ha servido hasta para nombrar ​neonatas, tiene también una cara oculta repleta de misterios. Ese terreno poco explorado, según teorías conspiradoras, serviría hasta como base o parqueadero de naves extraterrestres. El pasado enero, el rover Yutu-2, explorador de la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) fotografió un misterioso objeto al que llamaron la “cabaña misteriosa”.

La cara oculta de la Luna, ¿por qué es tan diferente al lado que se ve?

Fotografía del Yutu-2.

Sin embargo, no se trataba de una base lunar secreta ni de algo misterioso sino que era una roca. Este es el resultado de lo predispuesta que está la ciencia por descubrir los misterios de la cara oculta de la Luna.
La cara oculta de la Luna, ¿por qué es tan diferente al lado que se ve?

El lado oscuro. Así se le conoce a la zona no observable desde la Tierra porque la Luna le presenta siempre la misma cara, pues el satélite rota sobre sí mismo en el mismo tiempo que orbita alrededor de la Tierra. Su período de rotación es igual al de traslación, así que vemos siempre la misma faceta. Un hemisferio tan diferente con más accidentes e inmensos cráteres del que se puede ver en noches de Luna llena. Esta topografía la conoció la humanidad hasta 1959 cuando la sonda soviética Lunik 3 la fotografió.

¿Por qué está tan llena de cráteres?

Un estudio de la revista Science Advances reveló que un impacto gigantesco provocó las rarezas de ese hemisferio oculto. Los investigadores realizaron simulaciones por ordenador para saber qué pudo pasar antes de aquella actividad volcánica, y recrearon un impacto masivo que hace miles de millones de años cambió la Luna y creó un cráter gigantesco. Tiene 2.500 kilómetros de diámetro y 12 kilómetros de profundidad, y se llama cuenca Aitken”, explicó Javier Pastor, divulgador científico.

Y agregó: “Ese impacto creó una enorme cantidad de calor, y los investigadores quisieron conocer cómo ese calor afectó las dinámicas internas de la Luna. Descubrieron que el calor hizo que ciertos elementos químicos se depositaran en la cara vista de la luna pero no en la oculta. Activaron por tanto a iniciar una era de actividad volcánica en el lado que se ve.

Muchas de las regiones de la cara conocida contienen elementos como potasio y fósforo y otros que producen calor como torio y otras tierras raras llamadas en conjunto KREEP. Esos elementos solo están presentes en el hemisferio observable desde la Tierra. Ese descubrimiento explicaría por qué no están en la cara oculta.

La colisión

La teoría científica más reconocida actualmente es que un cuerpo estelar del tamaño del planeta Marte, llamado Theia, colisionó contra la proto-Tierra (precursor de este planeta), dando lugar a que los componentes geológicos de ambos cuerpos se mezclaran entre sí. La Tierra tuvo la fortuna de quedarse con un tamaño adecuado y contar con atmósfera y océanos, mientras que la Luna terminó siendo más pequeña y perdió la suficiente masa como para no poder albergar vida.

Al observar la Luna se pueden ver numerosas manchas de color oscuro. Antiguamente se pensaba que eran mares, teoría desestimada por los telescopios que ayudaron a descifrar que eran cráteres. Pero, ¿por qué es diferente la cara oculta? Para responder esto las misiones Apolo de la NASA, entre la década de los sesenta y principios de los setenta del siglo XX, recogieron 382 kilos de rocas lunares con el objetivo de estudiarlas.

“Debido a la relativa falta de procesos de erosión, la superficie de la Luna registra eventos geológicos de la historia temprana del Sistema Solar. En particular, las regiones en el lado cercano de la Luna tienen concentraciones de elementos radiactivos como el uranio y el torio a diferencia de cualquier otro lugar del satélite. Comprender el origen de estos enriquecimientos locales de uranio y torio puede ayudar a explicar las primeras etapas de la formación de la Luna y, como una consecuencia, las condiciones en la Tierra primitiva”, explicó Matthieu Laneuville, científico del Earth Life Science Institute en Japón.

La colisión entre Theia y la proto-Tierra provocó que las caras visible y oculta de la Luna sean tan diferentes. De forma superficial, en el lado cercano de la Tierra, se pueden observar a simple vista manchas oscuras y claras.

La revista Science Advances señala que las diferencias entre las caras de la Luna derivan del gran impacto que creó la llamada cuenca del Polo Sur-Aitken, “un gran cráter de impacto ubicado en las proximidades del polo sur de la Luna. Con un diámetro de unos 2.500 kilómetros y una profundidad de 12 km se trata de una de las estructuras de impacto más grandes halladas en objetos del Sistema Solar”, explicó el astrofísico José María Madiedo.

La ubicación de esta cuenca cae en la zona correspondiente a la cara oculta de la Luna, por lo que no es visible desde la Tierra, agregó Madiedo.

La cara oculta de la Luna, ¿por qué es tan diferente al lado que se ve?

La lava

El impacto que creó la cuenca del Polo Sur-Aitken habría causado una enorme columna de calor que se propagó a través del interior lunar. Al propagarse, los flujos de lava transportaron una serie de tierras raras al lado visible de la Luna, y así se fue diferenciando de la cara que no se ve. Allanándola con respecto a lo craterosa que es su alter ego. “La abundancia de esos elementos que generan calor habría contribuido a la actividad volcánica que creó los flujos de lava del lado cercano”, precisó la BBC.

“Sabemos que grandes impactos como ese provocarían mucho calor. Estos elementos productores de calor en el lado cercano contribuyeron a la fusión del manto que produjo los flujos de lava y los cráteres que vemos en la cara visible de la Luna”, explicó Matt Jones, científico autor del estudio.

¿Por qué no se distribuyó el calor de forma uniforme en todo el astro? Los experimentos científicos concluyeron que la distribución se interrumpió por la columna de calor del impacto. “Según el modelo, el material KREEP habría cabalgado la ola de calor que emana de la zona de impacto del SPA como un surfista”, resaltó la Universidad de Brown, en Estados Unidos.

A medida que la columna de calor se extendía por debajo de la corteza de la Luna, ese material fue llevado al lado cercano. Por lo tanto, fue esta antigua colisión en el Polo Sur de la Luna la que diferenció el aspecto físico de la cara conocida de la Luna con respecto al lado oculto.

Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias