<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“El mototaxista amenazó con partir los vidrios”: relato de un pasajero

A través de un hilo de Twitter contó lo que tuvo que pasar con su esposa y su bebé cuando tomó una carrera de inDrive en la ciudad.

En Cartagena, los enfrentamientos entre conductores por choques de motos y vehículos particulares son un problema cada vez más frecuente. Esto se debe en gran parte al aumento del parque automotor en la ciudad, así como a la falta de educación vial y al incumplimiento de las normas de tránsito por parte de algunos conductores.

Recientemente se difundió una historia, a través de Twitter, contada por el usuario @StevenDaniel06, quien relató lo que tuvo que pasar luego de solicitar una carrera de inDrive con su esposa e hijo. “En este hilo les voy a contar una vaina que me pasó en Cartagena. Inicio con un contexto breve: casi nos agreden a mi esposa, a mi hijo y a mí”, publicó e inició su recuento de los hechos.

La historia

“Íbamos en un inDrive de camino a casa cuando a la altura del coliseo de Combate (sentido Centro - El Amparo) un mototaxista intentó colarse en medio de dos vehículos: una camioneta y el carro donde estábamos”, contó el internauta.

Y prosiguió: “Cuando el tipo intenta avanzar, se lleva el retrovisor del inDrive y para qué fue eso. En primera instancia, nos quejamos porque evidentemente el mototaxista fue el que se quiso meter a la fuerza. Pero él acusaba que nuestro conductor lo había cerrado. Yo pensé que esa vaina había quedado ahí. No pasó nada, al señor del inDrive le había tocado perder. Y perder con los mototaxistas en esta ciudad es tan común... ellos son la Biblia de la conducción: jamás cometen infracciones. El mototaxista avanza. Yo siempre miro al frente, en la jugada del tráfico. Luego detiene la moto en la esquina siguiente y se baja. Yo sigo mirando (mi esposa no se había dado cuenta y el conductor tampoco) y es cuando noto es que el man toma dos piedras y viene hacia nosotros”.

El usuario siguió narrando hasta llegar al clímax de la situación: “Obviamente mi esposa se altera por sus nervios y porque llevábamos a nuestro hijo de 3 meses, aproximadamente. Yo pienso que el tipo solo quiere amagar, pero cuando lo veo encima abro la puerta y me intento bajar. Mi espíritu conciliador actuó en ese momento. Obviamente, antes había pensado como en cuatro formas de cubrir a mi familia del peñonazo que estaba por caer; sin embargo, intenté primero explicarle al mototaxista que iba nuestro bebé en el carro, a lo que el mototaxista le expresó al conductor: ‘Te salvas porque van ellos ahí, si no te parto el carro’. El mototaxista se regresó a su vehículo y arrancó. Yo estaba tan concentrado en calmar a mi esposa y al conductor, que ni me fijé en la placa de la moto y hasta me olvidé de la cara. Calmar a mi familia era lo primero.

No voy a negar que pensé en todas las posibilidades, incluso aquella que me ubicaba en el pavimento dándome trompadas con el tipo por haber tirado la piedra. Y era obvio, se había metido con los trastos de la iglesia: mi familia es lo más preciado que tengo. Mi esposa y mi hijo”.

El ciudadano recalcó que no tiene nada que agradecerle al mototaxista, pues sostuvo: “Seguramente es el modus operandi de farsantes operadores del servicio público formal e informal que hay en Cartagena. Y sí, digo farsantes porque son cualquier cosa menos personas que dignifiquen el oficio de conductor”.

Y resaltó: “En la ciudad hay un problema grave de intolerancia, donde solo impera la ‘ley del más fuerte’, lo que viene a ser, básicamente, quien tiene elementos para agredir a los demás o quienes consideran que su comportamiento, mal concebido según el sentido común, es lo único que cuenta. Aquí un carro tiene que parar para que los ciudadanos llenos de urbanidad, crucen por donde sea. Asimismo, los conductores de vehículos tienen que respetar las infracciones de los mototaxistas porque si no lo hacen entonces resultan lastimados. Sí, esta es Cartagena y su gente. Mucho bandido en taxis, mototaxis, carros particulares, busetas... y el control de los entes encargados sólo se limita a unas fechas puntuales. No hay revisión de documentos, no hay solicitud de papeles. En esta ciudad todo está mal. Los valores y principios escasean. Nosotros llegamos a casa sanos y salvos, gracias a Dios. El conductor de inDrive quedó aburrido y el tipo de la moto andando por ahí”.

Expuestos al riesgo

Estos enfrentamientos pueden ser violentos y peligrosos para todos los involucrados. Muchos conductores de motos, en su mayoría jóvenes, suelen ser los más afectados, debido a que estos vehículos son más vulnerables y sus conductores están expuestos a un mayor riesgo de lesiones en caso de un choque.

Por ello, es importante que se fomenten campañas de educación vial y se implementen medidas de control y sanción para prevenir este tipo de incidentes en la ciudad.

Más noticias