<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Sicariatos y asaltos: duros golpes a la imagen turística de Cartagena

El asesinato del fiscal Marcelo Pecci en Barú se suma a la larga lista de hechos de inseguridad que ponen en tela de juicio la imagen de la ciudad.

Al fiscal antimafia de Paraguay, Marcelo Daniel Pecci, lo asesinaron mientras disfrutaba de su luna de miel en una playa de Barú a 45 minutos de Cartagena. La fiscal general del país guaraní, Sandra Quiñonez, contó que su amigo y coequipero escogió Colombia para celebrar que iba a ser papá y porque se “sentía atraído por la ruta del Caribe”. Lea: Sicariato en Barú: a fiscal paraguayo le dispararon desde el mar

El fiscal de 45 años y su esposa, Claudia Aguilera, pasearon por las calles del Centro Histórico, de Getsemaní y hasta posaron para la foto del recuerdo con las tradicionales palenqueras. Eran turistas en una ciudad que atraviesa desde hace meses una crisis de seguridad. Lea: Esperaba un bebé: últimas fotos de fiscal paraguayo asesinado en Cartagena

Si bien las autoridades paraguayas no descartan la posibilidad de que el crimen haya sido ordenado desde ese país por los casos contra el crimen organizado y lavado de dinero que investigaba Pecci, lo cierto es que el homicidio ocurrió en Cartagena y esto impacta negativamente y a gran escala la percepción de inseguridad y la imagen de la ciudad como destino turístico. Lea: Autoridades no descartan que Marcelo Pecci fuese seguido desde Paraguay

Sin ir muy lejos, ni los mismos cartageneros se sienten seguros en su ciudad, la más reciente encuesta de percepción ciudadana de Cartagena Cómo Vamos (CCV) arrojó que el 70% de los encuestados no se siente seguro en su barrio o entorno y otro 79% de los encuestados no confía en la seguridad.

“Un panorama crítico”

La ola de inseguridad por la que atraviesa Cartagena es una de las más graves de su historia. Al asesinato del fiscal paraguayo se suman los más de 100 homicidios ocurridos en lo que va del 2022; el 7 de mayo un hombre fue baleado mientras se movilizaba en una chiva turística en la zona norte; el 10 de mayo la presentadora Claudia Bahamón compartió con sus 4,5 millones de seguidores que fue asaltada en pleno centro amurallado; y además el pasado paro armado del Clan del Golfo tuvo al departamento de Bolívar como uno de sus puntos críticos. Le puede interesar: Atracan a famosa presentadora en el Centro Histórico de Cartagena

“El reciente Paro Armado de las AGC en buena parte del Caribe Colombiano que afectó algunos corregimientos de Cartagena y municipios muy cercanos, el aumento de los homicidios en la ciudad y el asesinato del fiscal, pese a ser hechos que no están conectados, demuestran que en la ciudad y sus cercanías hay presencia de estructuras armadas organizadas”, indicó Armando Mercado Vega, investigador de la UTB.

Pero la crisis en la imagen de la ciudad no inicia y termina con el sicariato del funcionario extranjero en la isla de Barú. En diciembre de 2021, la embajada de Estados Unidos en Colombia alertó a los ciudadanos americanos que tenían como destino Cartagena para “tomar precauciones para evitar ser víctimas de robos con escopolamina o hurtos convencionales”. Lea: ¡Otra vez! Embajada de EE.UU. alerta a americanos por robos en Cartagena

“Si está planeando un viaje a Barú (una zona de playa a 45 minutos al sur de Cartagena), la Embajada de Estados Unidos le recomienda que contrate un bote, un autobús turístico o un taxi turístico para proporcionar transporte en lugar de conducir usted mismo”, aseguró la entidad en un comunicado.

Dicha advertencia ya había sido antecedida por otra hecha el 17 de noviembre y que el gobierno de William Dau recibió con “extrañeza” argumentando un trabajo diario en la “lucha frontal contra la delincuencia y todo tipo de delitos”.

El alcalde Dau incluso respondió a la alerta de la embajada al señalar que un turista “no debe ir a los barrios tenebrosos”. “Los gringos dicen que aquí hay inseguridad y eso es irrefutable (...). Le están diciendo es quédense en las zonas controladas y seguras. Un turista no tiene por qué ir a meterse a un barrio tenebroso a las 2 de la madrugada, esos son cosas de lógica”, expresó el mandatario en ese entonces.

Golpe a la economía del turismo

Mario Muvdi, presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) en el Atlántico, dejó claro que el asesinato del fiscal Marcelo Pecci impacta la imagen de Colombia como destino turístico.

“Esperamos que pase este momento y las cosas vuelvan a normalizarse. A la gente le va a dar temor, pero hay personas que ya tienen programadas sus vacaciones de mitad de año en Cartagena, San Andrés y otras ciudades (..) esperamos que esto pase muy rápido por el bien del país”, sostuvo Muvdi en Emisora Atlántico.

Para la exministra de Cultura, Araceli “Chica” Morales, los hechos de inseguridad recientes invitan a las autoridades a reforzar las medidas de seguridad para no perjudicar el ingreso turístico a la ciudad.

“Cartagena como epicentro turístico y cultural del Caribe debe tener controles preventivos y permanentes eficaces, inclusive de inteligencia. En el Centro Histórico hay un descontrol notable, y de no tomar las medidas correctivas necesarias repercutirá de forma negativa que los turistas escojan a Cartagena como su destino para pasar sus vacaciones, asistir a convenciones o que vengan a disfrutar de sus encantos y su magia”.

De no tomar las medidas correctivas necesarias repercutirá de forma negativa que los turistas escojan a Cartagena como su destino para pasar vacaciones”.

“Chica” Morales, exministra de Cultura.

Toya Maldonado, que completa 40 años al frente de una empresa administradora de recursos turísticos en la ciudad, sostiene que lo sucedido en Barú “afecta directamente al sector y se pierde gran parte de lo logrado en los mercados internacionales”.

“Todos los cartageneros dependemos de una u otra forma de los ingresos que genera el turismo y por ello todos debemos tener los ojos puestos ante cualquier amenaza. (...) Sentimos mucho lo sucedido ya que estábamos ad portas de una gran reactivación”.

El difícil momento que atraviesa Cartagena en materia de seguridad planea enormes retos para seguir proyectando a la ciudad como un destino seguro ante el mundo. Al respecto, el politólogo Luis Fernando Trejos expone “entender que la inseguridad se conecta directamente con varias problemáticas sociales que deben ser atendidas de manera integral y sostenida. Se debe evitar caer en la trampa del aumento de pie de fuerza o el uso de militares en tareas de seguridad ciudadana ya que eso solo ataca la percepción de inseguridad y no sus causas”.

Y finaliza “sin la articulación de las medidas polícivo-represivas con planes y programas (política pública) sociales de largo aliento no será posible superar el ciclo de inseguridad en la ciudad”.




Más noticias