<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Queremos que la gente se vuelva a enamorar de la ciénaga”

Con las ‘Canoas para el buen vivir’, la comuna 6A le hace frente al abandono estatal que afirma haber sufrido todos estos años. A través del emprendimiento comunitario, le apuntan al ecoturismo y al transporte acuático en la ciénaga de La Virgen.

Barrio Olaya Herrera, sector La Puntilla. Caminos sin pavimento, niños descalzos y casas de palo. Uno no sabe en qué parte comienza la ciénaga, simplemente se va caminando y de un momento a otro ya se tienen los pies adentro del agua. Es fácil confundirse, pues donde termina la tierra, no acaban las casas. Ellas siguen sin importar que el terreno estable ya haya finalizado. A veces la necesidad inminente de un techo supera los deseos de tener una vivienda digna.

Es el caso de Ninfa Banguera, una mujer que hace dos años llegó a Cartagena desde Tumaco, Nariño, y que desde hace varios meses vive al lado de -por no decir ‘en’- la ciénaga de La Virgen. Allí, en el improvisado patio de su casa, que no es más que la maleza que rodea a este cuerpo de agua, realiza la limpieza de su hogar pacientemente, como cualquier ama de casa, en cualquier lugar de la ciudad.

Así, con un costal y la protección de unos guantes, recoge de uno en uno pedazos de icopor y otros desechos que inundan la zona. Una tarea, que en un lugar como ese, pareciera imposible de completar. Sin embargo, no está sola.

Imagen ninfa

Ninfa. // Foto: Julie González.

(Le recomendamos: La vida más allá de la vía Perimetral)

***

Lo que antes era un punto crítico de la contaminación en la comuna 6A de Cartagena, que agrupa los barrios de Olaya Herrera, Fredonia, Nuevo Paraíso y El Pozón, hoy, gracias a las iniciativas cívicas y el emprendimiento comunitario de sus habitantes, representa el primer paso hacia la recuperación y el provecho sostenible de la ciénaga de La Virgen, cuerpo de agua que bordea toda la zona suroriental de Cartagena.

Es de esta manera que el pasado jueves 24 de octubre, la desembocadura del caño Jorge Eliécer Gaitán fue el epicentro del lanzamiento oficial de las “Canoas para el Buen Vivir”, un proyecto encabezado por seis organizaciones ambientales comunitarias que se unieron en pro de la conservación de la ciénaga.

Se trata de canoas artesanales construidas por la misma comunidad que serán utilizadas, en primera instancia, para la limpieza de los canales del sector y la recuperación de más puntos críticos al borde de la ciénaga, con miras a crear unas condiciones ambientales que permitan en un futuro desarrollar el ecoturismo e incluso fomentar el uso del transporte acuático entre los habitantes de estos barrios.

“Si en La Boquilla pueden hacerlo, ¿por qué nosotros no?”, asegura Juan Henríquez, representante de la Corporación Verde Calicanto, quien al mismo tiempo afirma que ha hecho falta voluntad política de parte de las diferentes entidades estatales para apoyar el desarrollo en esta zona de la ciudad.

“El proyecto ecoturístico parte de mostrar primero la diversidad y la belleza que tenemos en la ciénaga y, por qué no, ser sostenibles a futuro en cuanto al transporte acuático. Pero el inicio de ello es limpiar nuestros cuerpos de agua para que el que venga pueda ver un medio amigable y se pueda enamorar de él”, agrega Henríquez.

De esta manera, se busca que la ciénaga de La Virgen en vez de ser vista como un dolor de cabeza para el gobernante de turno, pueda tratarse de una oportunidad para todos los cartageneros, a través de la cual puedan desarrollarse soluciones de movilidad, medioambiente, e incluso de empleo para combatir la pobreza extrema que agobia a este sector.

El plan para el buen vivir

El emprendimiento ideado por la comunidad, hace parte de un proyecto más grande llamado ‘Ecovida’, el cual nació en el marco de ‘El plan para el buen vivir de la comuna 6’, una estrategia que contempla diversos ejes como educación, gestión participativa, generación de ingreso, comunicación para la construcción de sentidos y hábitat y ambiente.

Bajo este último fue que se planteó la iniciativa de las ‘Canoas para el Buen Vivir’, en la cual toda la comunidad participó activamente gestionando un curso en el Sena para poder construir ellos mismos las embarcaciones.

“Se les capacitó y con ellos se construyeron, en un curso rápido de 120 horas, dos canoas de seis metros de eslora, un metro de manga y como sesenta centímetros de puntal. Estas canoas están capacitadas para transportar doce personas cada una, lo que son aproximadamente 1.500 kilos”, afirmó el ingeniero Jaime Alberto Jiménez, quien estuvo liderando el curso y resaltó el compromiso de la comunidad en la búsqueda del desarrollo ambiental.

Imagen canoass

Las ‘Canoas para el Buen Vivir’ fueron una iniciativa de la comuna 6A, conformada por los barrios de Olaya Herrera, El Pozón, Nuevo Paraíso y Fredonia. // Foto: Julie González.

Piden más acompañamiento

Si bien los habitantes de la Comuna 6A han logrado avances importantes en torno a la generación de conciencia en el manejo de residuos sólidos, reconocen que sigue siendo necesario mayor acompañamiento por parte de las entidades gubernamentales para que estas iniciativas puedan prosperar.

“Pedimos mayor presencia del Ecobloque porque no queremos chocar, queremos es trabajar mancomunadamente con ellos y ser parte de las soluciones ambientales”, aseguró José González, líder de la Corporación Ambiental y Ecológica Ciénaga de La Virgen (Corpaecv).

***

El nivel del agua está literalmente a la altura de las camas donde duermen los nietos de Ninfa, quienes en el momento están sentados en una misma silla viendo televisión, como si nada a su alrededor estuviera inundándose.

Ninfa comenta que por cuenta de las lluvias, y de que están viviendo prácticamente en el agua, han sufrido de varias enfermedades y muchas de sus propiedades se han deteriorado. “Toda esa ropa ya me toca botarla porque se llenó de agua sucia”, dice mientras señala el entramado de telas que hasta ese punto ya ha perdido su color.

Imagen ninfa dos

Esa es la realidad de cientos de habitantes de Cartagena que por cuenta de la falta de garantías para tener una vivienda digna se han visto obligados a invadir la ciénaga de La Virgen, una problemática social que ha traído como consecuencia los problemas ambientales en el cuerpo de agua que hoy son perceptibles a simple vista.

Las Canoas para el Buen Vivir son el primer paso de la comunidad para hacerle frente a este conflicto. Ahora están esperando que el Estado dé el segundo.

Sobre la ciénaga de La Virgen

También conocida como ciénaga de Tesca, la ciénaga de La Virgen posee una superficie total de 502,45 km², de los cuales 7,5 km² son manglares y zonas pantanosas, que la hacen ser uno de los ecosistemas más ricos en biodiversidad de Cartagena.

Sin embargo por cuenta de la alta recepción de aguas servidas, las invasiones y la contaminación se han convertido en uno de los puntos críticos en materia ambiental de la ciudad, por lo que hace un año fue objeto de estudio por parte de la Procuraduría General de la Nación, que ordenó al Distrito coordinar acciones para mitigar los asentamientos ilegales y emprender la recuperación de este cuerpo de agua.

Más noticias