<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Playas de Castillogrande, esto es lo que puede pasar debido al descontrol

Integrantes de la JAC indicaron que el Distrito los ha dejado solos en su lucha por controlar los desórdenes que se registran los fines de semana y en temporada alta.

La capacidad de carga de las playas del barrio Castillogrande es de 893 personas, siendo la mayoría (840) usuarios o bañistas, y el resto vendedores (42), operadores de las playas (10) y salvavidas (1). Así quedó establecido en el Decreto 1658 del 31 de diciembre del 2020 expedido por la Alcaldía de Cartagena, en el que se autorizó la reapertura de algunas playas de la ciudad en medio de la pandemia por el COVID-19.

Pese a esa capacidad máxima permitida, una reciente investigación liderada por la Junta de Acción Comunal de Castillogrande y la Corporación Universitaria Regional del Caribe (IAFIC) reveló que esa cifra se cuadriplica constantemente, especialmente los fines de semana y en temporada alta.

El diagnóstico, que tomó como muestra la Semana Santa, indica que en los días de mayor auge se alcanzaron a contar más de 4 mil personas aglomeradas en esas playas, sobrepasando por mucho el límite reglamentado.

(Le puede interesar: [Video] Quejas por casa en Castillogrande donde se hacen fiestas todos los días).

Para los integrantes de la JAC, el problema no es solo el incumplimiento de las normas en ese aspecto, sino en muchos otros, que han aumentado en los últimos meses y se han convertido en un dolor de cabeza para los habitantes de este sector residencial.

Playas de Castillogrande, esto es lo que puede pasar debido al descontrol

Líderes comunales de Castillogrande hacen un llamado a las autoridades. //Foto: Julio Castaño - EU.

Conscientes de que son playas de uso público, los líderes comunales recalcan que ese uso es restringido, pues se trata de playas con características de turismo bajo, con disfrute moderado, donde se debe propender por la preservación del sistema ambiental.

(Le puede interesar: Persisten quejas por embarcadero detrás del Hospital de Bocagrande).

Jesús Puello, presidente de la JAC, explicó cuáles son las afectaciones para la comunidad.

“Las basuras son arrojadas al suelo indiscriminadamente, aún habiendo en el área múltiples canecas. Hay personas que hacen necesidades fisiológicas en la arena y zonas verdes. Hay expendio y consumo masivo de bebidas alcohólicas, hay un pésimo parqueo de vehículos en la vía porque se toman dos carriles y hasta se montan en los andenes. Hay conductores que meten las motos en las zonas verdes. Muchas personas prenden equipos de amplificación sonora con volúmenes muy altos. Algunos dejan las botellas de vidrio regadas en la arena, poniendo en riesgo a los demás bañistas. Otros arrojan bolsas y demás basuras al mar. También vemos que la gente lleva mascotas y eso está prohibido por la norma, es común ver popó de perros por doquier. El año pasado se registró una pelea de pandillas. En fin, son tantos problemas, y tan graves, que solo recordarlos causa indignación porque no existe ningún control por parte de las autoridades. Castillogrande en estos momentos está desprotegido”, explicó el dignatario.

Playas de Castillogrande, esto es lo que puede pasar debido al descontrol

Popó de animales en la zona verde

La norma prohíbe el uso de vehículos terrestres sobre las playas, el ingreso de mascotas y cualquier tipo de animales, y las instalaciones o uso de cocinas con fogones en las playas.

Para Mario Sarabia, vicepresidente de la JAC, se trata de un problema de hace muchos años que ha aumentado en los últimos tiempos y que podría estallar próximamente cuando las playas de Bocagrande se cierren a raíz de los trabajos del proyecto de Protección Costera. Sarabia señaló que las afectaciones antes mencionadas han deteriorado la calidad de vida de los cerca de 25 mil habitantes del barrio, y lamentó que la administración distrital los tenga abandonados.

“Somos estrato 6, pero solo para pagar los altos tributos al Distrito, no para recibir su atención. Aquí pagamos más predial que la zona industrial de Mamonal y no tenemos inversiones. Las calles no están en buen estado, ni siquiera tenemos andenes. La inversión oficial es nula y ahora que requerimos el respaldo administrativo tampoco somos escuchados”, agregó el vicepresidente.

(Le puede interesar: ¡Infames! Roban a pescador de La Boquilla, lo amarran y lo tiran al mar).

A instancias legales

Fernando Tinoco, coordinador de parques y playas de la JAC, afirmó que próximamente interpondrán una tutela en la que solicitarán el cierre de las playas de Castillogrande.

“Aquí no hay hoteles, sino casas y edificios llenos de familias que ya no aguantan más el abuso y la falta de autoridad. Vamos a pedir con la tutela que vuelvan a cerrar las playas porque se incumple la norma en su totalidad, empezando porque no hay salvavidas y porque no se respeta el horario autorizado”.

Playas de Castillogrande, esto es lo que puede pasar debido al descontrol

Operadores turísticos con vehículos en zonas prohibidas.

Tinoco añadió: “Hoy lanzamos un SOS, es lamentable que no haya autoridad, pero más lamentable aún es que cuando los miembros de la Junta de Acción Comunal han tocado las puertas del Distrito no hayas recibido la atención requerida. Estamos recopilando las pruebas, ya hicimos censos, entrevistas, tenemos evidencias fotográficas de todo lo acontecido y meteremos la tutela para pedir que cierren las playas, por lo menos hasta que se logre controlar el desorden tan grande que existe”.

¿Qué dice el Distrito?

Sobre la queja, desde la Secretaría del Interior señalaron: “Venimos haciendo controles todos los fines de semana en el embarcadero del Hospital de Bocagrande para evitar excesos que incomoden a los residentes y a los pacientes del hospital. De igual manera, durante Semana Santa se hizo un estricto control junto al DATT y a la Policía para evitar que los buses de servicio especial se quedaran en Bocagrande y Castillogrande y causaran trancones y obstáculos en las vías. Desde la administración estaremos prestos a sentarnos con la comunidad, una vez así lo soliciten, y buscar puntos de acuerdo para no afectarles su cotidianidad”.

La socialización
140 estudiantes de derecho de IAFIC, conocedores de la norma y con énfasis en el tema marítimo, hicieron parte del convenio con la JAC para los trabajos de socialización en Semana Santa, explicándoles a los operadores y usuarios la importancia de cumplir con las normas que regulan las buenas prácticas en las playas, como las establecidas en la resolución 1538 del 2020 emitida por el Ministerio de Salud y Protección Social, o los decretos 1811 del 2015 o el 1658 del 31 de diciembre del 2020 de la Alcaldía de Cartagena. Entre las medidas están la prohibición de la venta y consumo de bebidas alcohólicas en la playa, la demarcación para bañistas que obliga a lancheros y operadores de motos acuáticas a estar lejos de la orilla, o la restricción de mascotas en el área, entre otras. El análisis arrojó contundentes resultados, que soportarán las acciones jurídicas a emprender por los líderes comunales para lograr el cambio a las dinámicas sociales que perturban al barrio cada domingo.
Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias