<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Otra bendición para el señor Santander: lancha nueva

Ayer le dieron un nuevo motor y hace poco le entregaron el casco de una lancha para que pueda realizar nuevamente sus faenas de pesca con todos los implementos.

“No hay mal que por bien no venga. He recibido mucho más de lo que he perdido”. Con esa frase don Santander González De Arco agradeció todas las ayudas que le han brindado desde que el pasado lunes en la mañana los cartageneros conocieran su lamentable e increíble historia.

Para el hombre, de 68 años, la vida dio un giro de 180 grados, pues pasó de ser un pescador veterano de La Boquilla a ser el hombre “de moda”. Todo porque estuvo a punto de ahogarse esa madrugada, pero su valentía y sus destrezas le valieron para hoy estar contando su historia de supervivencia.

El que los delincuentes le hayan robado su motor, hundido la lancha y lo hayan amarrado de manos, abandonándolo a más de cinco millas náuticas de la orilla, sirvió para que la ciudadanía se solidarizada con él y le hayan brindado toda clase de auxilios. (Lea: ¡Infames! Roban a pescador de La Boquilla, lo amarran y lo tiran al mar).

Ayer, por ejemplo, le dieron uno muy significativo: un motor. Y hoy, además, las empresas Megatiendas, Veneplast y Todomar S.A se aliaron y le regalaron un casco de lancha de 26 pies de largo para que tenga la equipación completa y pueda salir a sus faenas de pesca cuando se recupere de las lesiones que sufrió.

“He recibido más de lo que he perdido y tengo fe en Dios que con su voluntad y mi voluntad voy a sacar a mi familia adelante. Me siento muy feliz y contento por todo el respaldo que me han brindado”:

Santander González, pescador

De mayor capacidad

Cristian Quemba, representante de Todomar, señaló: “Le entregamos un bote de pesca cabo tiburón hecho por Todomar aquí en Cartagena. Es un bote de 26 pies con mucha más manga, bastante amplio, ideal para faenas de pesca. Es superior a los 10 pies de la lancha que habitualmente tenía el señor Santander”, contó Quemba, detallando que la embarcación tiene un valor aproximado de 20 millones de pesos.

Pero las buenas noticias no paran allí, pues el motor de 15 caballos de fuerza que le habían dado ayer fue reemplazado hoy por uno de 40 caballos de fuerza que garantiza mayor potencia a la hora de navegar.

(Lea: ¡Qué alegría! Don Santander González ya tiene motor nuevo).

“Esto lo pudimos lograr gracias a la colaboración de nuestro fabricante Mercury. Nosotros le vamos a entregar un bote ya montado, listo para que vuelva al mar a seguir pescando como es su deseo”, finalizó el empresario.

14
millones de pesos es el valor aproximado del motor de 40 caballos de fuerza que le cambiaron hoy.

“Es un ejemplo”

Para Guillermo Ramírez, gerente general de Megatiendas, la donación de la lancha es producto de la solidaridad.

“No podía ser de otra manera. Santander es un hombre acostumbrado a conseguir su sustento de la pesca. Él seguramente había perdido la esperanza a raíz de lo que le pasó. Su historia es de admirar, lo encontraron en el mar sentado en una bolla y en un salvavidas con las manos amarradas a la espalda. Todo el mundo se ha solidarizado. Él pidió un casco de 25 pies y aquí estamos dándole uno de 26 con capacidad para arrastrar 1.200 kilos. Además, entre Veneplast y Megatiendas le estamos entregando un congelador para que pueda tener pescados frescos en su casa todo el tiempo y no tenga que malvenderlos enseguida. Con este congelador podrá conservarlos por más tiempo”, sostuvo Ramírez.

Respecto a los cuatro delincuentes que esa noche se abalanzaron sobre Santander mientras pescaba solo, el capitán de Navío Carlos Urbano, comandante de Guardacostas, señaló que las investigaciones avanzan a buen ritmo y se espera pronto dar con el paradero de estos.

Nevera y estufa nuevas

La solidaridad del pueblo cartagenero con el pescador de La Boquilla no paran. A su cuenta bancaria han enviado varios millones de pesos y otras empresas se han sumado con donaciones materiales. Es el caso de El Gigante del Hogar, que dotó de electrodomésticos la vivienda del hombre. El gerente Leonardo Quintero y su equipo de trabajo le hicieron realidad el sueño de tener nevera nueva, estufa, platos, ventilador, batidora, juego de cuchillos, y mucho más.

“Creemos en la gente trabajadora, en esas personas que se levantan todos los días bien temprano para buscar el sustento de su familia. Nuestro compromiso era venir donde Santander y cumplirle al brindarle esta segunda oportunidad, extendiendo así nuestro compromiso social con quienes más lo necesitan”, recalcó Quintero.

Por su parte, González De Arco agradeció diciendo: “Para mí es una satisfacción tener al Gigante del Hogar aquí en mi humilde rancho. Este magnífico aprecio que le tienen a este pescador náufrago no tiene comparación alguna. Son unos ángeles en la tierra”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News



Más noticias