<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Me citaron y me atracaron”: alerta por uso de aplicación en Cartagena

Grindr es una aplicación de citas usada por la comunidad LGBTIQ+. En Cartagena se han reportado casos de inseguridad a través del uso de esta plataforma.

El aburrimiento lo llevó a instalar Grindr una vez más, y aunque se lo había jurado a su terapeuta, no se pudo contener esa noche, no luego de ver la foto de un moreno atlético y varonil. Le dijo que lo esperaba a las 10 p.m. por el CAI de Ceballos. Hasta ese momento, no sabía que le esperaba una emboscada mortal.

Para Kevin Álvarez* la aplicación se convirtió en un placer culposo, una droga virtual, una aliada en tiempos estivales, más adictiva que Tinder (otra aplicación que usó por un tiempo). En este universo virtual, del tamaño de un puñado de pixeles, Kevin* coqueteaba con otros hombres sin esconderse. Lea también: Turismo inclusivo en Cartagena: una puerta abierta al empleo de personas LGBTIQ+

Unos amigos de la universidad le recomendaron instalarla, “es la aplicación de los gays, los que entran ahí saben a lo que van”, le aseguraron, y él, expectante ante cualquier posibilidad, se zambulló en esa laguna de encuentros casuales sin prejuicio, no tendría que arriesgarse al rechazo o a las primeras impresiones, mucho menos galopar en ese bucle de confusión del que era esclavo.

“Hay tanto peligro en la calle, tanta inseguridad en Cartagena, y a veces el peligro empieza por el celular. Poca gente heterosexual sabe de la aplicación, pero para nosotros es tan común como Instagram. La mayoría de gays aquí y en otras ciudades de Colombia la usan hace años. Algunos amigos han conocido a extranjeros por ese medio, hasta los sacan a pasear gratis por toda Cartagena. A mí, sin embargo, no me fue nada bien”, contó Álvarez a El Universal.

Tal como pactó con el sujeto, llegó a las 10 p.m. al CAI de Ceballos, ahí tomarían un InDrive para ir al supuesto motel, pero un pequeño desajuste le dio un vuelco al rumbo de “la cita”. Aquella correspondencia solo estaba en la imaginación de Kevin*, la realidad era otra. Ese cuerpo atractivo y esculpido era una ilusión, detrás de tanta belleza se escondía una turbulencia que lo cogió desprevenido.

“Me dijo que él había conseguido un InDrive, nada más era recogerme, me pidió que cuando viera la placa me subiera. Cuando vi el carro me subí enseguida, escuché que cerraron con seguro. Ni el conductor, ni el muchacho que estaba sentado a mi lado correspondían a lo que yo había visto en las fotos, ninguno de los dos hablaba. De ahí en adelante no recuerdo nada”, cuenta Kevin*

Desesperados, los familiares de Kevin* estuvieron buscándolo exhaustivamente durante la noche, él nunca se despidió, tampoco avisó que saldría.

“Me citaron y me atracaron”: alerta por uso de aplicación en Cartagena

“Por vergüenza muchas veces uno no logra hablar con sus hijos de ciertos temas. Me dicen en la mañana que lo encontraron inconsciente, cerca de una trocha por la Zona Norte. Lo drogaron, le pegaron en la cara, le quitaron el celular, la ropa y una cadena que mi papá le compró para su cumpleaños, gracias a Dios no me lo mataron”, cuenta la madre de Kevin*, quien pidió mantener su nombre bajo reserva.

Casos como el de Kevin* instan a las autoridades a revisar de cerca esta problemática.

145 personas LGTBI fueron asesinadas en Colombia en 2022. En el 62% de los casos las víctimas eran hombres homosexuales o personas con experiencia de vida trans.

Si bien los casos son alarmantes, la situación, lamentablemente, no es nueva. Hechos como estos se han presentado de manera repetitiva en todo el mundo. El caso más sonado es el del británico Stephen Port, apodado “el asesino de Grindr”, quien fue condenado a cadena perpetua en Reino Unido.

En el contexto local, algunos casos similares se han denunciado públicamente. A finales del año pasado, el influencer, conocido como ‘la Ricarda Oficial’, contó en su red social que en la madrugada del lunes 18 de diciembre, despertó en un hotel que no conocía, estaba desnudo, drogado y sin sus pertenencias. Esa visita a Cartagena lo marcó; sin embargo, no dio detalles sobre si este encuentro provino de la aplicación. Otra víctima fue el bailarín folclórico Jaider Ospino, quien le dijo a sus parientes que viajaba el 30 de noviembre a Cartagena, y horas después, al notar que nunca llegó, familiares denunciaron en redes su desaparición. Días después, Jaider fue encontrado cerca de un puente a las afueras de Cartagena, drogado y sin sus pertenencias.

El hecho más trágico ocurrió en enero de este año, cuando Johnny Rafael Piña Pérez, también bailarín folclórico, fue encontrado sin vida frente a la empresa Tubo Caribe, en la zona industrial de Mamonal. Tenía 26 años y vivía en Membrillal. Nadie sabe qué pasó, ni quién lo atacó. Horas antes de su muerte logró llamar a su familia para informar que había sido apuñalado. La madre del joven confirmó que lo acuchillaron cuatro veces en la espalda y también le causaron heridas en el cuello y los testículos.

“Hay mucha homofobia en la misma aplicación, se supone que es para personas LGBTIQ+, pero están entrando hombres que no lo son, algunos son ofensivos. A veces citan para agredir o robar, y fingen que están interesados en una cita”, menciona Kevin.

Lucha por los espacios seguros

Grindr, en sus términos de servicio, prohibe las cuentas falsas, pero no está claro si puede eliminarlas. Según la compañía, no puede buscar fotografías. Se sugiere que Grindr carece de capacidades básicas de software comparado con sus competidores. Caribe Afirmativo ha adelantado campañas de la mano de esta aplicación, la más reciente fue el lanzamiento de ‘Perrea sin miedo’, durante el Carnaval de Barranquilla, promoviendo espacios seguros de disfrute para la comunidad. Lea también: TripAdvisor galardona a Cartagena como destino gastronómico mundial

Otras aplicaciones como Tinder también se han sumado a campañas, pidiendo precaución a sus usuarios. La embajada de Estados Unidos en Colombia también advirtió a sus connacionales sobre los riesgos de usar apps de citas en la región. Advierten sobre el uso de estas plataformas para contactar extranjeros, drogarlos con escopolamina, asaltarlos y robarlos.

Más noticias