<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Liderazgo y música: conversando con Julia Salvi

La directora del Festival Internacional de Música de Cartagena y también presidenta de la Fundación Salvi nos cuenta su historia de liderazgo como mujer en el mundo cultural.

No hay quien no se enamore de Cartagena, pero hay quienes llevan ese amor a otro nivel y la hacen su hogar o contribuyen a su progreso, como Julia Salvi y su fallecido esposo, Víctor Salvi, quienes fundaron el Cartagena Festival de Música, abriendo un mundo de posibilidades, conquistando a locales y turistas con las tonadas de la música clásica en una ciudad llena de historias.

Cartagena musical

Julia cuenta que la historia del Festival se remonta al tiempo en que su familia visitaba Cartagena, cuando ella era pequeña. La familia Salvi tiene ascendencia italiana, por lo que su conexión con Europa es fuerte y nuestra ciudad le recordaba su hogar y la vida donde nacieron los festivales.

La historia del Festival es una historia de amor, dicen Salvi, “de amor por mi patria, de amor por la persona con la que compartí mi vida y que me enseñó tanto y de amor por mis padres, de querer un mejor país y complacerlos, por eso Colombia, por eso Cartagena. Por los cartageneros que han sido tan generosos y nos han permitido construir este festival”.

Salvi cree en la igualdad de capacidades entre hombres y mujeres, si bien es una de las pocas líderes femeninas en el campo de la cultura en Cartagena, ella asegura que las oportunidades están, pero hay que ser muy disciplinados, esforzarse y sobre todo ser coherentes con el mensaje que mandamos, puesto que nuestras acciones deben coincidir con nuestras palabras.

“Mi experiencia en el campo cultural ha sido maternal, en él no solo entran las mujeres, los hombres y los niños, sino también la sociedad. Aquí estoy, porque aquí puedo ayudar a constituir sociedad”, cuenta Salvi.

Ella dice que ha sido inspirada por un dolor que la ha llevado a querer generar cambio. “Quiero participar en el cambio del uso y el abuso de la mujer como instrumento de placer. Ese respeto es un paso que nos hace falta, Cartagena es admirable en muchos valores, pero sobre todo en la lucha permanente de salvar a la mujer y que el placer no sea su fin”, detalla.

“Hay que romper el paradigma de pensar que porque soy mujer no tengo oportunidad. Está demostrado que si somos lo suficientemente buenas en nuestro trabajo, lo lograremos. Ese es el ejemplo que quiero dar, la oportunidad está para todos, se trata de cómo la desempeño ante la sociedad”, Salvi invita a reflexionar sobre el papel de la mujer no desde una perspectiva de falta de oportunidades, sino desde el esfuerzo, la dignidad y el respeto que demostramos por nosotras y nuestros sueños.




Más noticias