<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Las inundaciones en Cartagena no se solucionan solo con canales”

La temporada de lluvias continúa y los estragos de las inundaciones siguen afectando a la ciudad. El Universal consultó a dos expertos que hablaron sobre esta situación.

Como todos los años, la temporada de lluvias sigue dejando sus consecuencias a lo largo y ancho de la ciudad. Calles inundadas, viviendas afectadas y vehículos atrapados en las corrientes son la constante cada vez que cae un aguacero en Cartagena.

Le puede interesar: Drenajes pluviales: Distrito buscará dejar lista la estructuración del proyecto

¿A qué se debe esto? Mauricio Ernesto Herrera Piñeres, ingeniero civil con doctorado en Manejo de Aguas Lluvias, explica que la capacidad del sistema de drenajes con el que cuenta Cartagena es insuficiente para evacuar las aguas pluviales, teniendo en cuenta que en la ciudad son frecuentes los aguaceros intensos y cortos. Así mismo, indicó que los aguaceros que están cayendo hoy en la ciudad están produciendo más escorrentía que la que producían antes.

“Esto se debe al desarrollo urbano. En su mayoría, el sistema de drenajes no se ha actualizado, es decir, se tienen los mismos canales y calles que se tenían hace 30 años o más, sin embargo, la urbanización no ha parado. Una consecuencia de la urbanización incontrolada es el aumento de la escorrentía pluvial. Al haber mayores áreas impermeables (techos, calles, parqueaderos, etc.), el mismo aguacero resulta en mayor escorrentía pluvial. Este caudal llega al mismo canal de hace 30 años rebosando su capacidad con mayor frecuencia”, expuso Herrera Piñeres.

Calle inundada en el Pie de La Popa. // Aroldo Mestre - El Universal
Calle inundada en el Pie de La Popa. // Aroldo Mestre - El Universal

El experto también anotó que según los datos que arroja el pluviómetro ubicado en el Aeropuerto Rafael Núñez, existe una tendencia al alza en la frecuencia con la que ocurren los aguaceros fuertes.

Pero cabe a notar que las inundaciones no solo ocurren en temporada de lluvias. “Hay sectores de bajamar que se inundan con frecuencia cuando el nivel del mar sube por encima del nivel de las calles, aún sin lluvias, por ejemplo, en Bocagrande y Manga. En estos sectores la problemática es aún más complicada, dado que, cuando coinciden mareas altas con lluvias, las inundaciones se empeoran”, apuntó Herrera.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
Sin dolientes

Para Herrera Piñeres, algo clave que ha afectado la funcionalidad del sistema de drenajes es la ausencia de una entidad dedicada exclusivamente a esta labor, razón por la cual su infraestructura se ha deteriorado. “Es imperativo contar con un equipo dedicado única y exclusivamente a este rubro. El modelo financiero de cómo se va a mantener debe ser claro para la ciudadanía porque, probablemente, implicará la creación de un impuesto. ¿Quién lo debe pagar y cuáles serían las tarifas? Eso es algo que hay que definir”, aseguró.

En esto coincide con el ingeniero Álvaro González, doctor en Recursos Hídricos e Ingeniería Ambiental, quien afirma que desde la liquidación de las Empresas Públicas Distritales en 1995 la operación y el mantenimiento de los drenajes pluviales quedó sin responsable, motivo por el cual muchos de ellos han quedado obsoletos.

El Socorro. // Julio Castaño - El Universal
El Socorro. // Julio Castaño - El Universal

A esto le agrega también la ausencia de una política o normatividad para el control y manejo del agua lluvia en proyectos de desarrollo urbanístico; la falta de control y planeación urbana que promueve la ocupación caótica del territorio; y la desarticulación organizacional y de planeación de las entidades distritales alrededor del tema, las cuales también deben promover la participación ciudadana en la búsqueda de soluciones a esta problemática.

El Plan Maestro

González sostiene que el Plan Maestro de Drenajes Pluviales se enfoca básicamente en ampliar la sección transversal y otros elementos de varias estructuras hidráulicas de la ciudad con el fin de aumentar su capacidad de transportar más caudal. Sin embargo, asegura que este proyecto en sí mismo tiene varias faltantes.

“No es un proyecto que incluya componentes de paisajismo y urbanismo, o que entienda los canales como corredores lineales para mejorar la calidad de vida de las comunidades donde pasa, o que considere el crecimiento urbano en cuencas con áreas aún sin urbanizar, en especial las que comparten jurisdicción con otros municipios. No hay zonas de inundación delimitadas ni evaluación del riesgo de inundación. No se proponen otros tipos de estructuras de drenajes que pudieran ser complementarias a las existentes”, puntualizó.

Vehículo atascado en medio de una corriente. // Luis Herrán - El Universal
Vehículo atascado en medio de una corriente. // Luis Herrán - El Universal

El ingeniero Herrera Piñeres, por su parte, señaló que la ampliación de los canales existentes para aumentar su capacidad y permitir el paso de un mayor volumen de agua, no es suficiente para solucionar el problema de las inundaciones.

“La propuesta presenta falencias básicas desde el punto de vista hidrológico e hidráulico. Hay evidencia de que los caudales de diseño subestiman el potencial real de generación de caudales pico. Como consecuencia, los canales diseñados no tienen la capacidad hidráulica adecuada. Un ejemplo concreto, es el canal Emiliano Alcalá que fue construido como parte del Plan Maestro y se desborda todos los años”, anotó.

Es por esto que el experto asegura que se deben tener en cuenta aspectos como el desarrollo urbano de la ciudad, los efectos del cambio climático y alternativas de manejo de aguas lluvias en conjunto con los canales.

¿Qué proponen?

Para Herrera Piñeres, “el problema de inundaciones en Cartagena no se soluciona solamente con canales”. “Se necesita una visión holística del territorio, que permita integrar la planeación y control del desarrollo urbano, el desarrollo económico, el transporte, el medio ambiente y el manejo de las aguas lluvias”, manifestó.

Para esto indica que se deben establecer prioridades en las áreas más afectadas por las inundaciones y concentrar allí los esfuerzos y recursos. “El problema de las inundaciones se puede y se debe dividir, y la mejor forma es a través de cuencas de drenaje. Una cuenca es un área geográfica que drena hacia un punto común”, aseguró.

En este sentido, propuso la creación de un Plan de Manejo Integrado de las Aguas Pluviales (PMIAP) para las cuencas de las áreas prioritarias. “Un PMIAP considera condiciones actuales y futuras de desarrollo urbano, drenajes y medio ambiente; modelación hidrológica e hidráulica; cambio climático; integración de soluciones con el medio ambiente; y soluciones sostenibles de manejo de aguas lluvias como jardines, techos verdes, sistemas de infiltración, etc.”, explicó Herrera.

De acuerdo con el ingeniero González, en este tema ha existido mucho “cortoplacismo” y poca visión de ciudad. “Hay que cambiar la mentalidad de los tomadores de decisiones, quienes, por décadas, han estado mal asesorados. Si esto no se hace, el statu quo continuará, lo cual impide estructurar mejor estos proyectos”, puntualizó.

Hace pocas semanas, la Alcaldía anunció la ejecución de un programa de cooperación internacional con el Reino de los Países Bajos, el cual asesorá a la ciudad en este tema.

Lea aquí: Países Bajos asesorará a Cartagena en manejo de cuerpos de agua

Con ellos se está explorando la estructuración integral del Plan Maestro de Drenajes Pluviales, es decir, su modelo de negocio, de tal forma que pueda ser financiable y perdurable en el tiempo.




Más noticias