<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“La voz de estudiantes se escuchará, yo fui como ellos”, rector de la UdeC

William Malkún conversó con El Universal sobre su curioso pasado como estudiante, su campaña y sus planes como rector de la Universidad de Cartagena.

A cuatro días de posesionarse como rector de la Universidad de Cartagena, William Malkún habló con El Universal y contó sobre los planes y proyectos que tiene para la universidad y sus estudiantes en esta nueva etapa. Lea aquí: Malkún se posesionó como nuevo rector de la Universidad de Cartagena

El historiador, magíster en Historia y doctor en Ciencias Políticas, de 47 años, se refirió a los cuestionamientos que hubo en su campaña a la rectoría y a su intención de limpiar el nombre de la universidad.

¿Cuáles son sus principales retos como rector de la UdeC?

El principal, interno con la comunidad universitaria, es poder integrar la universidad. Cuando uno mira los distintos estamentos uno encuentra que hay una interpretación de universidad distinta. Lo que queremos es unificar esa visión de universidad escuchando a esos estamentos, y así poder atender lo que la universidad ha venido desatendiendo.

Primero los temas de ciudad. Para nadie es un secreto que la ciudad está en un abandono desde el punto de vista de la academia y la administración... Creo que la universidad puede brindar herramientas desde lo académico para ayudar a mitigar parte de la problemática que tiene.

Lo segundo es que nos hemos distanciado de un sector importante de Cartagena: sus empresarios. Hoy el mundo habla de innovación, de transferencia de conocimiento. Tenemos que dialogar para poder hacer co-creación para ver cuáles son los adelantos, y nosotros, desde el punto de vista académico y científico, aportar y poder hacer alianzas. Tenemos que fortalecer esas industrias que den posibilidades laborales a nuestros estudiantes, a la población en general. Ese es el compromiso fuerte que tenemos de ciudad, de una forma global

Y, ¿cuáles son los retos desde el punto de vista internacional?

La acreditación internacional que recibió la universidad tiene que significar algo. No debe ser un papel para colgar y que se vea bonito, sino que tiene que traducirse en convenios con otras entidades donde los estudiantes puedan tener movilidad, los docentes puedan tener movilidad.

Que la universidad avance en el tema de cooperación, no solamente para resolver esos temas de movilidad, sino para resolver problemáticas internas de la universidad; incluso la cooperación para resolver temas de ciudad. Eso lo puede hacer la universidad teniendo en cuenta estos escenarios académicos de reconocimiento en los que se encuentra

¿Cómo abrir nuevos cupos en la universidad?

Ampliación de cobertura es un tema. Lamentablemente aquí en Cartagena la infraestructura no nos da para temas físicos, pero la pandemia nos trajo que podemos hacerlo en otra esfera: formación virtual.

Ya la universidad incursionó en ese canino, tenemos una maestría y especialización totalmente virtual. Tenemos que mirar la posibilidad de crear nuevos programas de pregrado. La universidad puede crear programas afines a los que tenemos, pero en nivel técnico como Auxiliar de Enfermería. Programas que ayudan a resolver problemas laborales inmediatamente.

La Universidad de Cartagena tiene una población de pregrado de 21 mil estudiantes, según su rector.

Tenemos que mirar hacia el puerto. La ciudad nunca ha entendido el papel que tiene el mar frente a eso, la academia tampoco. Aquí en Cartagena no hay un programa que mire al mar como una potencia para solucionar problemas. Mientras el desarrollo del mundo de las grandes ciudades se dieron frente al mar, nosotros le dimos la espalda al mar. Tenemos que mirar esas potencialidades que tiene el mar.

Y no es una visión que tiene que tener solo la UdeC, tenemos que hacer una alianza entre las universidades de la ciudad para promover el desarrollo desde otro punto de vista.

¡Tenemos que mirar el mar, no estar de espalda!

¿Planea abrir nuevas carreras acorde con lo que la juventud está demandando?

Lo tenemos en el programa. Yo me comprometí con facultades como Ingeniería de crear y de aportar dos nuevos programas: Arquitectura, y que sea complementaria con el tema de ingeniería, y la Ingeniería Mecánica. Esa la está necesitando la ciudad.

En facultades como Ciencias Exactas hablamos del programa de Física. La idea también es llevar a nivel profesional el programa que tenemos en ciclos propedéuticos en Metrología.

En los centros tutoriales la intención es mirar las posibilidades para llevar programas nuevos e incursionar los programas presenciales en esos municipios. Eso implica una discusión con las autoridades del ministerio a nivel nacional.

Estamos en capacidad de ampliar cobertura.

¿Cómo fortalecer la infraestructura de sedes como la de San Agustín, que está muy desgastada?

Una de mis preocupaciones centrales es la infraestructura porque a nivel presupuestal nosotros no tenemos el cómo hacerlo. Hacer una reestructuración implica unos $45 mil millones (en claustro San Agustín y La Merced). Lo que más le costaba a la universidad era elaborar los proyectos, pero ya los tenemos. Lo que viene es una fase de hacer lobby para poder llevarlo a cabo.

A mí lo que me interesa es que me lo reparen para que esas no sean mis preocupaciones en el gobierno, sino dedicarme a las cosas que realmente importan.

Ese proyecto se lo presentamos el año pasado a senadores de Bolívar, pero ninguno le prestó atención. Ya hay nuevos actores y tenemos que marcar bien eso para ver si logramos tener la infraestructura que queremos.

La UdeC tiene centros tutoriales en Mompox, Carmen de Bolívar, Magangué, San Juan, Lorica y Cereté.

La tecnología, ¿cómo garantizarla y fortalecerla?

La infraestructura tecnológica es la que podemos y estamos en capacidad de hacerlo: temas de wifi, los equipos que se utilizan, los laboratorios. Eso no cuesta gran cosa. Queremos que las herramientas con las que soñamos estén a disposición de los estudiantes; pero eso no lo podemos hacer sin una infraestructura que nos soporte todo.

Una de las cosas que tenemos que hacer es una plataforma más amigable con el estudiante.

Su campaña estuvo marcada por cuestionamientos, por audios que lo involucraban en la presunta participación de presuntos direccionamientos de contratos dentro de la universidad. ¿Qué dice al respecto?, ¿quién estuvo detrás de eso?

No estamos en actitud de señalar a nadie, pero el mismo devenir de la política, del acontecimiento, reveló y mostró los hechos relacionados.

Los audios son del 2016, y eso, yo tampoco sabía; primero estaba yo ahí tirando mente para adivinar si era yo o no. Y segundo, por encima de eso que causó incertidumbre lo que yo rescato es la respuesta que dio la comunidad universitaria: el 82 % sigue creyendo que puedo hacer los cambios.

Ahora yo tengo, con trabajo, que corresponder a esa creencia. Ese es el reto que tengo y que me estoy imponiendo. Le puede interesar: Nuevo escándalo de corrupción en la UdeC: denuncian contratos amañados

Siempre he señalado que lo más noble, altruista en una universidad son los estudiantes, el movimiento estudiantil, porque las luchas que ellos encabezan no las gozan los que la pelearon, las gozan las generaciones”.

William Malkún.

El nuevo rector de la Universidad de Cartagena les envía un mensaje a la comunidad estudiantil. “Yo fui de esos que enarbolaron banderas, que tiraba piedra, que me paraba en una banca a tirar discurso. Todo eso fui yo. Con ese ánimo, le dije a los estudiantes que la voz que ellos han enarbolado va a a ser escuchada directamente, no necesitan ningún intermediario; ellos me pueden llamar permanentemente”.

El historiador aseguró que antes de su posesión se reunió con los consejos estudiantiles para aclarar muchas cosas y reafirmar otras. “El objetivo es trabajar fuertemente. Yo valoro esa voz de los estudiantes, porque tienen una visión desprendida de las cosas, no te van a reclamar sueldo, te van a reclamar las cosas que necesitan para que la academia funcione”, puntualiza.




Más noticias