<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La falta de empleo, el principal reto de Cartagena

Según la más reciente encuesta de percepción ciudadana de Cartagena Cómo Vamos, la difícil situación económica que viven los habitantes de los estratos bajos en la ciudad sigue aumentando la pobreza.

La pobreza en la ciudad aumentó y los índices en cuanto a seguridad alimentaria son preocupantes, todo ello a raíz de la falta de empleo. Así lo evidencia la más reciente encuesta de percepción ciudadana de Cartagena Cómo Vamos (CCV), denominada “Mi Voz Mi Ciudad” (de noviembre del 2021). En total fueron encuestados 2.106 cartageneros, el 52% de los cuales aseguró sentirse pobre.

La encuesta deja ver que hubo un aumento de cuatro puntos porcentuales con respecto a la medición de agosto del mismo año. Esto se asocia con “el aumento de la inseguridad alimentaria, la pérdida de ingresos, la falta de empleo y la desmejora en la situación económica del hogar”.

Lea aquí: Cartagena, ¿por buen camino o mal camino?

Según la encuesta, más de la mitad de los encuestados (57%) perdieron su empleo en el último año. La situación más crítica la viven las mujeres, los residentes en los estratos 1 y 2, así como los habitantes de la Localidad de la Virgen y Turística, quienes presentan porcentajes mayores al 55% en pérdida de empleo.

El 69% de las personas que quedaron sin trabajo no ha podido recuperarlo.

“La recuperación del empleo ha sido lenta. Los nuevos puestos de trabajo se han ligado en su mayoría al emprendimiento”, anotó CCV. Según la encuesta, solamente el 15% logró recuperar o conseguir un nuevo empleo, mientras que un 17% de los encuestados aseguró haber creado un emprendimiento.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

A pesar de que se ha reactivado la economía, los encuestados aseguran no sentirse contentos con su situación laboral, principalmente los jóvenes entre los 18 y 25 años, habitantes de la Localidad de la Virgen y Turística y personas de estratos bajos.

Sigue el hambre

La seguridad alimentaria sigue preocupando en la ciudad, puesto que aumentó el porcentaje de encuestados que comen menos de tres veces al día por falta de alimentos, pasando del 44% en agosto al 53% en noviembre del 2021. Es decir, hubo un incrementó de 9 puntos porcentuales.

Esto se debe a que sigue siendo crítica la situación económica en los hogares de las personas que fueron encuestadas. En comparación con los resultados obtenidos en agosto del 2021, no hubo grandes variaciones y se mantuvo que uno de cada dos encuestados percibían que la situación ha empeorado.

Es el momento para darle un vuelco a la política social en Cartagena, y esto empieza con un fortalecimiento presupuestal y técnico del PES”.

Aarón Espinosa, docente de la UTB

Además, aumentó la proporción de encuestados que no tiene ingresos suficientes para cubrir los gastos mínimos. En noviembre del 2021, ese porcentaje estaba en el 45%, seis puntos porcentuales más que lo registrado en agosto del 2021 (39%).

Lea aquí: Hambre y falta de empleo, los mayores retos de Cartagena

Habla un experto

Consultamos con Aarón Espinosa, profesor investigador del Instituto de Estudios en Desarrollo, Economía y Sostenibilidad (IDEEAS) de la Universidad Tecnológica de Bolívar, quien explicó que existe la necesidad de combinar políticas y acciones a corto y mediano plazo para mejorar esta situación en Cartagena.

“En el IDEEAS no es la primera vez que hablamos de la necesidad de combinar políticas y acciones a corto y mediano plazo. A corto plazo hemos hablado de implementar programas de transferencias monetarias y en especie a la población que más sigue sufriendo con la crisis, que según la encuesta son las mujeres, los estratos 1 y 2 y los más jóvenes”, comentó Espinosa.

Y añadió: “El DANE ha mostrado que el impacto de las ayudas gubernamentales en Cartagena para amortiguar la pobreza es muy insuficiente, incluso es el menor entre las capitales costeñas. Como lo hemos planteado, si a esas ayudas nacionales se suman otras locales, se podría aupar durante un tiempo a una porción muy significativa de la población”.

53%
de los encuestados indicó que come menos de tres veces al día.

Esta estrategia que plantean a corto plazo puede incluir un mayor apoyo de estrategias para mejorar la seguridad alimentaria, como los patios productivos y la dinamización de mercados campesinos en los barrios que aminoren el efecto de la escasez de alimentos.

Otra de las estrategias que han planteado desde este equipo de investigación es fortalecer el Plan de Emergencia Social (PES) Pedro Romero.

“Es el momento para darle un vuelco a la política social en Cartagena, y esto empieza con un fortalecimiento presupuestal y técnico del PES. Además, es importante aumentar y acelerar la ejecución de inversiones públicas en infraestructura y amoblamiento urbano. Si bien se han venido desarrollando obras de infraestructura, el monto inicial fue insuficiente para crear los efectos multiplicadores en la demanda deseados, vía mayor empleo, ya que estas obras son intensivas en mano de obra”, aseguró el docente.

Espinosa plantea que para que estas acciones sean sostenibles en el tiempo, deben ser ejecutadas como una política pública que supere el ámbito de los gobiernos. “La actual administración puede retomar esta senda, con acciones que apunten a mejorar las capacidades y ampliar las oportunidades de empleo y creación de ingresos de la población que hoy está en mayor desventaja”, dice.




Más noticias