<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La deuda de Cartagena con los biciusuarios de la ciudad

Usar la bicicleta no es sencillo en Cartagena. Ante la falta de ciclorrutas, los biciusuarios comparten carril con otros vehículos. Van 39 accidentes este año.

El uso de la bicicleta como medio de transporte es recomendado a nivel mundial por los beneficios que tiene para el ambiente y para la salud. Usarla no supone costos adicionales, promueve la actividad física y ayuda a la descongestión vehicular.

De acuerdo con la última Encuesta de Percepción Ciudadana de Cartagena Cómo Vamos, de una base de 2.092 encuestados, el 9% afirmó usar la bicicleta para movilizarse. De este grupo, un 50% se mostró satisfecho con esta opción, el 32% dijo estar insatisfecho y el 18% ni satisfecho ni insatisfecho.

Lo cierto es que Cartagena aún no cuenta con una infraestructura exclusiva para estas personas en las principales vías de la ciudad, por lo que los biciusuarios se ven obligados a compartir carril con otros vehículos.

Lea aquí: Miles de ciclistas y pocas ciclorrutas en Cartagena

La Ley 1811 de 2016 o Ley ProBici establece que el ciclista tiene prelación en la vía debido a su vulnerabilidad.

Según el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT), entre enero y agosto se han reportado 39 accidentes que involucran bicicletas y han dejado personas lesionadas, lo que da cuenta de lo expuestos que están estos actores viales en la ciudad.

Sin infraestructura
De acuerdo con el experto en movilidad Holman Ospina, ingeniero industrial y docente de la Universidad Tecnológica de Bolívar, el hecho de que Cartagena no cuente con una infraestructura exclusiva para los ciclistas los pone en riesgo.

“Los biciusuarios deben compartir la vía con otros actores, los cuales no respetan su vulnerabilidad y derecho al carril. Este aspecto debe considerar la distancia mínima de 1,5 metros que les permita su maniobra y evitar fricciones con otros actores motorizados que circulan a mayor velocidad”, explicó Ospina, quien aseguró que frente a esta realidad muchos ciclistas se ven tentados a usar el carril de Transcaribe, lo que puede derivar en accidentes fatales.

Así las cosas, según el experto, Cartagena debe pensar en acciones específicas para cada tipo de biciusuario, estos son, los que trabajan en su bicicleta (como los domiciliarios), los deportistas, los que usan la bicicleta para recrearse y quienes la usan para su transporte y movilidad.

“Los ciclistas que requieren recorridos amplios necesitan de corredores viales segregados (carriles exclusivos). Desde mi punto de vista, en el diseño de Transcaribe este aspecto no fue considerado en un corredor tan importante como la avenida Pedro de Heredia, por lo que ahora mismo se requiere de un rediseño que lo posibilite y una inversión adicional para que este sea un corredor verde”, manifestó.

Por la ausencia de ciclorrutas, muchos ciclistas se ven tentados a usar el carril de Transcaribe, lo que puede derivar en accidentes fatales.

En cuanto al uso deportivo y recreativo de la bicicleta, Ospina resaltó el esfuerzo que hace la Alcaldía para garantizar espacios seguros para desarrollar estas actividades; mientras que con los domiciliarios que laboran en su bicicleta, aseguró que hace falta más cultura vial, ya que varios de ellos, en muchas ocasiones por la premura del tiempo en el reparto se desplazan en contravía, en andenes o realizando maniobras peligrosas.

“La combinación de la infraestructura, la cultura vial y las políticas públicas pueden ayudar a promover una movilidad segura, donde la prioridad en el desarrollo de Cartagena debe estar en identificar corredores viales que ayuden a promover la movilidad activa”, puntualizó.

Para el 2023
Con respecto a la implementación de un Sistema Distrital de Cicloinfraestructura, la Gerencia de Espacio Público y Movilidad anunció que para el 2023 se tiene pensado elaborar el proceso de contratación.

Lea aquí: Ciclorrutas en Cartagena: en 2023 se haría el proceso de contratación

Este sistema está pensado para realizarse en dos fases: la primera comprende el tramo que va desde la bomba El Amparo hasta el Centro Histórico ida y regreso (22,3 kilómetros) y la segunda el tramo de la Transversal 54 (4,4 kilómetros).

‘Bicidestreza’

El DATT en conjunto con la Agencia Nacional de Seguridad Vial desarrolla la estrategia ‘Bicidestreza’ con el fin de incentivar el uso de la bicicleta y el porte de elementos como casco, prendas reflectivas, luz blanca delantera y luz roja trasera para garantizar una movilidad segura en las vías.

Hasta julio de este año 1.329 ciclistas habían participado de esta estrategia. “Bicidestreza está orientado a perfeccionar conocimientos y habilidades como el equilibrio, control, capacidad para realizar señales manuales, conducir con una sola mano sin perder el control y manejo preventivo en la conducción de la bicicleta”, explicó el DATT.

Quienes participan en este programa también reciben un diagnóstico del estado mecánico de su bicicleta en el cual se verifican los frenos, cadena y llantas para asegurar el buen funcionamiento del vehículo.




Más noticias