<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

KMC: consorcio elegido para la segunda fase de Playetas

Hay polémica entre el Distrito y el Consorcio Vial Isla de Barú, porque a criterio de este último la Alcaldía está licitando una obra ya concesionada con un proceso vigente.

La licitación pública No. LP-UAC-016-2019, para contratar la optimización, conformación y cimentación del pedraplén de Playetas, en Barú, en su segunda fase, ya fue adjudicada. De los 22 interesados, entre empresas y unidades temporales que se inscribieron en este proceso que inicialmente cuenta con $20 mil millones de recursos de regalías para su ejecución, el Consorcio KMC S.A.S. fue el seleccionado.

El alcalde (e) de Cartagena, Pedrito Pereira Caballero, señaló que con estos recursos, que se gestionaron a través del Sistema General de Regalías y que fueron aprobados por el Órgano Colegiado para la Administración y Decisión (Ocad), se intervendrán 2 kilómetros y así complementar la primera fase que hizo la Gobernación de Bolívar.

“La obra de Playetas se hizo en la primera fase. El Distrito, a través de regalías del Ocad, consiguió $20 mil millones más y los conseguimos en esta administración para terminar esta vía que es muy importante para conectar a Barú y que servirá para que llegue el acueducto de manera terrestre (...) Se hará un trabajo que permita ayudar a mitigar la erosión costera de la zona y mejorar la movilidad hacia el corregimiento de Barú. Se harán unos box culverts, pasos de fauna para las especies de la zona”, explicó el mandatario.

KMC S.A.S. es un consocio constituido en 1989. Ha hecho parte de proyectos como el Corredor de Carga, en el que pavimentó diferentes vías de la ciudad como calles de Pasacaballos, Nuevo Oriente, Principal del barrio Ceballos, principal del barrio Albornoz, entre otros; en la rehabilitación, construcción y mantenimiento de vía Zipaquirá -Palenque; en la fase III de Transmilenio, entre otras.

¿Y el Consorcio
Vial Isla de Barú?

Una de las críticas sobre este proceso la hace Efraín Amín, representante legal del Consorcio Vial Isla de Barú, que tiene la concesión actual de Playetas. Amín le manifestó a El Universal que la discrepancia surge porque la Alcaldía está licitando una obra que está concesionada, y que por diferencias en el contrato hay un proceso vigente ante un Tribunal de Arbitramento que no podía ser pasado por alto.

“Causa sorpresa la actuación del alcalde. Él es abogado y sabe que un contrato o una obra que está concesionada no se puede licitar como lo hizo, pasando por alto las cláusulas de este contrato. Los contratos son documentos que se firman porque plasman la voluntad de las partes, y él ha hecho caso omiso y decidió abrir un proceso cuando existe una diferencia, y que para esto se acostumbra usar una cláusula de controversia, que la establece el mismo contrato y de las cuales hablando con él le solicitamos que no haga la licitación, que haga la adición al contrato, pero él ha estado en cierta posición y por eso decidimos abrir el Tribunal de Arbitramento. Más me extraña que estando el tribunal abierto, que habiendo unos jueces, que son los que tienen que resolver las diferencias entre las partes, él olímpicamente saca una licitación haciendo caso omiso al contrato y desconociendo al Tribunal de Arbitramento”, sostuvo.

Amín señala que el proceso apenas fue instalado ante el Tribunal, que ya la Concesión Vial Isla de Barú escogió su árbitro y que de igual forma lo hizo el Distrito, y que el proceso apenas está por definirse. Respecto a la parte del contrato en la que hay diferencias, señaló que es una sola cláusula en el modificatorio #2, y que aunque la Alcaldía asegure que esta zona no le pertenece a la concesión y que por ende era necesaria una licitación para la ejecución de la segunda parte de esta obra, esto estaría por definirse, ya que el Consorcio Vial Isla de Barú ejecutó labores en esta área, lo que constituye a un otrosí en el modificatorio #2.

“El sector de Playetas está en una zona de Parques Naturales del Rosario, que es protegida, y requiere licencia ambiental expedida por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) para ser intervenida, y como el Distrito no tenía esa licencia, en un modificatorio #2 se firmó una acción suspensiva entre la Alcaldía y el Consorcio, que consistía que cuando se obtenga la licencia ambiental, se consiguieran los recursos, se hicieran los diseños y estos fueran aprobadas por la Anla, se levantaba la suspensión, en resumen, un otrosí modificatorio, ya que esas son labores que no estaban en nuestro contrato y que realizamos. Si eso se hace es porque hay un reconocimiento de que esta zona sí hace parte del contrato”, explicó.

Habla Pereira

Sobre esta petición de adición al contrato de la Concesión Vial Isla de Barú, el alcalde Pedrito Pereira señaló que no se podía porque correspondía a una contratación directa. “Hay varios conceptos que nos indican que al contrato no se le puede adicionar más, que ya ha superado el 50% y que en esa modalidad no se podía hacer una adición. Además, Planeación Nacional, al notar esta controversia, envió un oficio que dice que si no iniciamos el proceso contractual, Cartagena pierde los recursos obtenidos para esta obra (...) Ante esta inquietud, optamos por la más transparente que es una licitación pública con pliego tipo, en donde hubo pluralidad de oferentes”, dijo.

El alcalde encargado expresó que le causaba inquietud que dentro de los 21 habilitados en el proceso contractual para la segunda fase de Playetas se observo que participaba Amín.

Respecto a esto, Amín precisó que su participación se daba a través de una de sus empresas, y no por medio de la Concesión Vial Isla de Barú. Por otro lado, Pereira anotó que Valorización Distrital expidió un certificado del 2018 que dice que ese sector de Playetas no hace parte del objeto contractual al que Amín Bajaire requiere que se haga adición.

La primera fase

En diciembre del año pasado la Gobernación de Bolívar entregó el pedraplén de Playetas, una solución de movilidad para la zona insular, pero también una cura anticipada para el problema ecológico que emergía en esta área, ya que la isla de Barú estaba a punto de romperse y unirse con el mar Caribe a través de la ciénaga del Mohán, lo que habría causado una catástrofe ambiental.

Aunque se celebró este avance, también despertó preocupación que faltaran varias fases para concluir la vía de Playetas. En ese momento se dijo que faltaban 70 centímetros más en piedra y luego 1,20 metros más para hacer el pavimento a lo alto. Es decir, serían más de dos metros por encima del pedraplén de hoy, por lo que el Distrito procedió a abrir este proceso de licitación pública.

Ver más de

Más noticias