<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Implementarán política pública de alimentación en los colegios

El año pasado fue aprobada la Política Pública de Ambientes Escolares Alimentarios Saludables, la cual busca mejorar los hábitos en las escuelas.

Con el fin de mejorar la alimentación de los estudiantes en Cartagena, el Distrito adelanta la implementación de la Política Pública de Ambientes Escolares Alimentarios Saludables “Lo nuestro nutre más”. Lea: Cartagena es pionera en la creación de una política para la alimentación escolar

Carolina Carvajal Castro, integrante del equipo de incidencia e investigación de la organización Fian Colombia, la cual acompañó al Distrito en este proceso, explicó en qué consiste esta política. También le puede interesar: Cartagena: primera ciudad con políticas escolares en alimentación saludable

¿De qué trata?

La Política Pública de Ambientes Escolares Alimentarios Saludables “Lo nuestro nutre más” es el resultado de un proceso de movilización social y compromiso institucional que busca atender las graves problemáticas alimentarias que se vienen presentando en la población de niñas, niños y adolescentes, tales como el aumento en el consumo de productos ultraprocesados, altos en nutrientes críticos y más conocidos como comida chatarra.

La política fue aprobada por unanimidad el pasado 29 de diciembre por el Consejo de Política Económica y Social de Cartagena, y es importante destacar que la ciudad es la primera en el país en contar con una Política Pública de Ambientes Escolares Alimentarios Saludables, desde un enfoque de realización del derecho humano a la alimentación y nutrición adecuada.

¿Cuál es su objetivo?

La política implementará 17 productos en los que trabajarán de manera articulada varias entidades del Distrito, para que la comunidad educativa pueda gozar de espacios protectores, garantes de derechos y libres de comida chatarra. Ayudará además a que esta población crezca con dignidad y rodeada del color y el sabor de la alimentación adecuada, sustentada en alimentos sanos, reales y que rescatan el valor tradicional y cultural del alimento.

¿Cómo será la implementación?

Desde su aprobación en diciembre, la política debía comenzar con su proceso de implementación. Durante el primer trimestre del año, con el liderazgo de la entidad coordinadora de la política, que es el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), se viene avanzando en la consolidación de la arquitectura institucional que pueda llevar a cabo este empeño, con la idea de conformar un comité de impulso y seguimiento, en el que participen todas las entidades responsables y que pueda ser el grupo que dinamice y dé vida a las acciones.

No es una tarea sencilla, pues se requiere de un alto compromiso institucional, que se pueda ver materializado en la disposición de recursos humanos y financieros.

Así mismo, se requiere seguir ganando en la comprensión de la importancia de la problemática alimentaria y la urgente necesidad de priorizar la ejecución de acciones decididas en términos de alcance de derechos, como las que se proponen en la política. En este contexto, la participación y el seguimiento de la sociedad civil es fundamental, para que, como titulares de derechos, también movilicen las acciones pertinentes y hagan la veeduría ciudadana, para que efectivamente se cumpla con la política.

¿Qué entidades participan?

Esta política pública, que ha sido construida con las voces y la participación activa de la comunidad, fue liderada por la mesa de impulso, integrada por el Dadis, la Secretaría de Educación, el Plan de Emergencia Social Pedro Romero, la Universidad de Cartagena, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y Fian Colombia como organización de derechos humanos acompañante.

¿Cuántos niños se beneficiarán?

La política pública beneficiará a toda la población de las instituciones educativas oficiales y no oficiales del Distrito, en todos los niveles de formación. Se espera que las acciones no solo beneficien directamente a la población escolarizada, sino que contribuyan, a través de las acciones de formación y sensibilización, a los necesarios cambios culturales en toda la comunidad educativa, para recuperar hábitos de alimentación saludable. Así mismo, se espera impactar positivamente la economía y la producción local, con el aumento del consumo de productos sanos, provenientes de la agricultura campesina, familiar y comunitaria.

Es muy importante que desde el Distrito se den todas las garantías para que la política pública sea implementada de la mejor manera posible, articulando y disponiendo todos los esfuerzos institucionales para el logro de su objetivo y que no se quede todo el esfuerzo solo en buenas intenciones. Garantizar los derechos y la vida digna de las niñas, niños y adolescentes en Cartagena es fundamental, entendiendo que el problema de la malnutrición es un asunto de vida impostergable.

Más noticias