<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Empleadas se quejan: bloquean entrada de reconocido restaurante en el Centro

Trabajadoras de restaurante Vieja Guardia dicen que no han podido laborar por la presunta mala planificación de una remodelación hecha por una vecina.

El restaurante y centro cultural Vieja Guardia ha funcionado desde hace quince años en el barrio San Diego, en el Cetro histórico. Desde hace seis años fue pensado como un centro cultural, donde se rescata y preserva la gastronomía y el arte caribeño.

Sus propietarios lo han hecho funcionar como un espacio cultural donde se visibilizan las manifestaciones artísticas, presentaciones de libros, poesía y la gastronomía. El lugar queda en un primer piso y cuenta con una terraza privada. Lea: ¡Organízate! Estos serán los días feriados y no laborales en Semana Santa

Desde hace quince días su funcionamiento se ha visto afectado por la restauración de un balcón vecino.

“Tenemos quince días sin poder trabajar, ya que nuestra vecina decidió arreglar su balcón y logró obtener unos permisos, no sabemos cómo, pero no cumple con las normas y protocolos para llevar a cabo la remodelación. Puso varios andamios que no nos permiten ingresar al local, ya que nos tiene encerrados”, dijo Nena Cantillo Atuesta, propietaria y chef de Vieja Guardia.

Más de catorce familias se han visto afectadas por el cierre presuntamente inadecuado del lugar, dejando a las trabajadoras en espera de una pronta solución. “Somos mujeres trabajadoras, madres cabeza de hogar y las directas afectadas. Nadie nos ayuda. Espacio Público y Planeación se han declarado impedidos, ya no sabemos qué hacer”, contó Cantillo.

Tras el cierre, las trabajadoras y varios de los que frecuentan el lugar decidieron hacer un plantón el jueves pasado, exigiendo el respeto de sus derechos y una pronta solución. “Nos están afectando, no hemos podido trabajar para llevar el sustento a nuestros hogares. Nos han agredido verbalmente cuando venimos a ver y queremos soluciones. La encargada de la remodelación tiene un permiso de Planeación y a nosotras nunca nos informaron. Sus andamios están en propiedad privada”, señaló Danilsa Pineda, trabajadora del lugar. La dueña del restaurante tuvo que repartir la comida que tenía entre los colaboradores para que no se dañara.

El jueves pasado realizaron un plantón.// Oscar Díaz
El jueves pasado realizaron un plantón.// Oscar Díaz

“Decidimos por el momento repartir lo que tenemos en bodega, así podríamos manejar un poco la situación en los hogares. Esperamos que las entidades competentes nos solucionen pronto y que se dejen de violar nuestros derechos”, concluyó Cantillo.

Este medio intentó contactar a la persona encargada de la remodelación del balcón, pero no fue posible. La oficina de Planeación tampoco se pronunció.

Más noticias