<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Desmonte de Aquarela: así serán los primeros días del proceso

Este 28 de febrero inicia la demolición del edificio; sin embargo, hay una serie de fases jurídicas y estudios antes de iniciar las obras de ingeniería civil.

El Día D para Aquarela llegó. Este miércoles, 28 de febrero, será el inicio de la demolición del edificio, un desmonte que durará alrededor de seis meses y cuyo costo es de 11 mil millones. Lea aquí: Confirmado: este 28 de febrero comienza la demolición del edificio Aquarela

Es de recordar que la intervención se da por orden del Inspector de Policía No 2 de la Casa de justicia de Canapote, mediante Resolución No 001 del 9 de octubre de 2018 y confirmada mediante resolución 7589 de 2018 por la Secretaría del Interior, de restituir los 619.59 m² de espacio público que el edificio ocupaba de forma irregular y estableció que, si en dicho término no se realizaba la restitución, el Distrito debe realizar la restitución a través de la demolición.

Posteriormente, en marzo de 2023, la jueza Décimo Segundo Administrativo Oral de Cartagena, Sandra Zúñiga Hernández, reiteró en su decisión, de primera instancia, la demolición de Aquarela, declarando que se vulneraron los derechos colectivos al goce del espacio público, así como al patrimonio cultural de la Nación.

Finalmente, el 19 de febrero de 2024 la Inspección de Policía No. 2 ordenó desmontar Aquarela, luego que la constructora Promotora 47, constructora del edificio, perdiera en todos los escenarios legales y sus licencias de construcción hayan sido anuladas.

A menos de 24 horas de la Hora H, es pertinente conocer la hoja de ruta del final de Aquarela.

La gerencia integral del desmonte piso a piso de Aquarela está a cargo de Edurbe, quienes contrataron a la reconocida empresa caleña Atila, una firma con más de 30 años de experiencia y 68 demoliciones exitosas, como las memorables implosiones del puente Chirajara, de las torres Space, de Continental Towers y del edificio Mónaco de Pablo Escobar. Le puede interesar: Aquarela será desmontado por la firma que demolió Space y el Chirajara

Lunes 26 de febrero: tras conocerse la selección de Atila, el alcalde Dumek Turbay lideró una mesa preparatoria de planeación en el Palacio de la Aduana para alinear todos los roles y responsabilidades. Asistieron el coronel Gelver Peña, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena y los secretarios y asesores de las dependencias del Distrito que intervendrán en el proceso de desmonte, a saber: Edurbe, Secretaría de Infraestructura, Gestión del Riesgo (OAGRD), Secretaría General, Oficina Asesora Jurídica, Secretaría del Interior, Secretaría de Planeación, EPA, Datt, Escuela Taller, Bomberos y Apoyo Logístico.

La OAGRD ha venido socializando el proceso de desmonte entre los vecinos del edificio Aquarela, y se les ha dado parte de tranquilidad. Fueron más de 42 familias visitadas, incluida la Urbanización La Española y la Universidad Rafael Núñez.

Socialización del proceso de desmonte entre los vecinos que colindan con Aquarela. // Alcaldía
Socialización del proceso de desmonte entre los vecinos que colindan con Aquarela. // Alcaldía

Martes 27 de febrero: Marina Villamil, inspectora de Policía de la Comuna 2, quien hará el secuestre de la propiedad, instó, a través de un oficio, el acompañamiento para mañana miércoles de la Policía, el ICBF Bolívar, la Procuraduría Provincial de Cartagena, la Defensoría del Pueblo y a dependencias distritales, adicionales a las anteriormente mencionadas, como Corvivienda, Espacio Público y Movilidad, Participación, Control Urbano

Daniel Vargas, director de la OAGRD, instalará un Punto de Mando Unificado (PMU) permanente desde donde se hará seguimiento de todo el proceso, desde el acordonamiento hasta el desmonte final. Se prevé que el PMU se ubique, por cuestiones de seguridad, en las instalaciones de Iderbol en Torices o en una vía contigua a la torre.

Bruno Hernández, secretario del Interior, hará un despliegue puerta a puerta con los vecinos del sector y elaborar actas de vecindad. Los planes viales, ambientales y de gestión del riesgo los adelanta el Distrito, a través del Datt, del EPA y de la OAGRD.

Día D, miércoles 28 de febrero

7:30 a.m.: llegarán al sitio todos los actores gubernamentales, la Policía Nacional y los delegados de Atila a la Casa de Justicia de Canapote, sede de la Inspección de Policía, para dirigirse juntos al edificio Aquarela.

8:00 a.m.: la inspectora Marina Villamil y su equipo ingresa a la propiedad, secuestra el predio y asegura el perímetro. Esta diligencia inicia con la petición del propietario que entregue todo o si no hay nadie se haría a la fuerza, según el conducto regular y legal de este tipo de operativos.

11:00 a.m.: se estima que a esta hora esté asegurada la propiedad y se haya atendido toda oposición a la orden de demolición que haya lugar. En ese punto, la inspectora de Policía insta a la Secretaría de Infraestructura, dependencia que tiene esta función por decreto, a presentar e iniciar el cronograma de actividades del proceso de desmonte. Es en este momento que el Distrito inicia la intervención a través de Edurbe, Secretaría General, Gestión del Riesgo y de todos los actores con un rol crucial.

¿Qué viene después?

Lo que sigue después de este protocolo será la puesta en marcha del accionar de Atila como empresa que desmontará Aquarela. Mañana empieza su cronograma operativo de ejecuciones y de actividades. Esa es la primera fase del alistamiento con el aseguramiento del área de trabajo, el inventario de la propiedad y la evaluación “in situ“ del estado estructural del edificio y otras actividades preliminares para el inicio del desmonte progresivo. Le recomendamos: Así recuperará Dumek lo invertido en tumbar Aquarela

Por ende, se proyecta que la entrada de grúas y el inicio de las obras de ingeniería civil, “el primer monazo” como algunos llaman, se dé 15 días después del Día D, luego que se tenga toda la información sobre los riesgos y debilidades que puede tener un edificio con años a la intemperie y que ha sufrido invasiones y hurtos de piezas de concreto, varillas y otros elementos estructurales, a través del tiempo.

Cabe recordar que la inspectora Villamil será la administradora del predio hasta que finalice el desmonte en los seis meses que se proyectan. En ese momento, cuando se declare que el espacio público fue recuperado, es cuando la funcionaria le entrega el lote al Distrito.

Sobre los costos

Algunas voces han hecho reparos sobre el valor del desmonte; no obstante, el Distrito ha explicado que “no solo se trata de demoler un edificio, sino que se salvaguarda la Declaratoria de Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad de Cartagena”, pues la Unesco advirtió de la posibilidad real de que la ciudad ingresara a la infortunada lista de Patrimonio Mundial en Peligro, paso previo a la eliminación de la declaratoria que la heroica recibió hace 40 años. Por consiguiente, para la administración de Turbay la defensa del legado de Cartagena es “invaluable e intangible”.

En la misma línea, el Distrito justificó el costo del desmonte por la complejidad del mismo, proceso que demanda mucho rigor, método y tecnología, pues por la ubicación de Aquarela debe prevalecer la seguridad para el Castillo San Felipe, las viviendas y propiedades vecinas, y proteger el medioambiente.

Además, se prevé una gestión óptima y vanguardista de los escombros para evitar traumas y atentados al paisaje de los turistas en el Castillo. “Será un procedimiento casi que quirúrgico para minimizar riesgos, controlado, limpio y seguro”, indicó Dumek Turbay.

Más noticias