<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Cómo hacer de Playa Blanca un destino más sostenible?

Playa Blanca (Barú) ha estado en el ojo del huracán por cuenta de las malas experiencias que han tenido algunos turistas. El cierre temporal del balneario está sobre la mesa.

El balneario de Playa Blanca, ubicado en la península de Barú, es uno de los destinos más apetecidos por quienes vienen de vacaciones a Cartagena, y así mismo es la fuente de trabajo de muchas personas que ven en el turismo una oportunidad para su sustento.

Pero Playa Blanca no se reduce solo a ser un destino turístico, de hecho, al estar ubicada dentro del Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo, comprende uno de los ecosistemas más valiosos para el país, que hoy está amenazado por el exceso de visitantes, vehículos a motor y la mala disposición de residuos.

Es por esto que las autoridades están trabajando en un plan de acción que permita mejorar las condiciones ambientales de este lugar y así la experiencia de quienes llegan a visitarlo, teniendo en cuenta también los casos de estafas a turistas que se han dado a conocer en los últimos meses.

Le puede interesar: ¡Evite las estafas! Estos son los precios que establecieron en Playa Blanca

Cierre temporal
No es la primera vez que se habla de cerrar Playa Blanca temporalmente con el fin de darle un respiro al ecosistema. Según la administración lo que se contempla esta vez es cerrar el sitio por uno o dos días al mes con el fin de que el área descanse y aprovechar la pausa para realizar limpiezas y capacitaciones a los prestadores turísticos.

Lea aquí: Distrito contempla cerrar Playa Blanca

De acuerdo con el explorador y geógrafo costero, Camilo Botero, el cierre temporal de Playa Blanca es muy conveniente, teniendo en cuenta que la función biológica que tiene este ecosistema debe primar sobre su función turística o recreativa.

“La gestión de la playa tiene que partir de priorizar la función natural del ecosistema y debe ser esta la que guíe su actividad turística. Hay un término que es la resiliencia, que significa la capacidad que tiene un ecosistema de recuperarse de un impacto o daño que tiene. Cada turista, prestador, restaurante o moto acuática es una presión adicional para ese ecosistema y por eso necesitamos darle tiempo para que se recupere. Eso es lo que se logra con los cierres temporales”, explicó Botero, quien también es miembro de número de la Sociedad Geográfica de Colombia.

Playa Blanca está ubicada dentro de un área protegida.

Para el experto lo correcto sería que se realizara un estudio científico para determinar cuál es el tiempo que necesita Playa Blanca para recuperarse de todas las presiones que recibe, pero atendiendo al riesgo en el que ya se encuentra el ecosistema, la Alcaldía puede tomar medidas preventivas mientras se concreta la posibilidad de hacer el estudio.

“Desde mi punto de vista deberían ser por lo menos dos días seguidos al mes, incluso recomendaría cuatro días (dos períodos de dos días), porque en un solo día no alcanza el ecosistema ni siquiera a enterarse de que no hay gente”, señaló Botero.

Hacia la sostenibilidad
El geógrafo manifestó que para alcanzar un turismo sostenible en Playa Blanca es necesario trabajar de la mano con los prestadores turísticos.

“La realidad de Playa Blanca la tienen que cambiar las mismas personas que trabajan allá. Tienen que capacitarse, asociarse y cuidar la playa”, manifestó.

Botero aseguró que es mejor que la playa se cierre por unos días a que se siga “desplumando a la gallina de los huevos de oro”, que es lo que está sucediendo en estos momentos.

Así lo hacen en Santa Marta
A más de 200 kilómetros de Cartagena, hay otro balneario que ya cierra temporalmente. Se trata de Playa Blanca Santa Marta. Iledys Pacheco, presidenta de la Corporación Turística Playa Blanca de esta ciudad, explicó que los cierres se hacen dos días cada dos meses y también se hacen para realizar limpiezas.

Esta corporación es la responsable de la playa y de ella hacen parte más de 600 prestadores, incluyendo empresas de transporte, restaurantes, vendedores, motos acuáticas, entre otros.

“Nosotros tenemos una veeduría que funciona como ente disciplinario. Allí creamos unas normas y sanciones. La persona infractora es merecedora de una suspensión de su actividad, primero tres días, segundo seis días, tercero quince días y cuarto un mes”, detalló Pacheco.

Es así que los prestadores evitan cometer conductas contrarias al reglamento interno de la organización, pues finalmente todos necesitan su sustento.

“Tenemos una carpa donde recibimos quejas y reclamos y dentro del mismo sector le damos solución al problema, en caso de que se nos salga de las manos llamamos inmediatamente a la Policía y ellos nos ayudan a solucionar”, indicó.

Sobre el caso de Playa Blanca (Barú), Pacheco indicó que los mismos servidores turísticos pueden acordar su propia normativa sobre la playa. “Los prestadores pueden reunirse y hacer su reglamento interno y al que incumpla lo pueden sancionar. Ese es un proceso de autoregulación y control”, manifestó.

Sin embargo señaló que el acompañamiento interinstitucional es clave, sobre todo para la capacitación y el ordenamiento de la playa, ya que es importante señalizar las zonas de bañistas, embarcaciones y las zonas coralinas. En el caso de Santa Marta, la Alcaldía, la Capitanía de Puerto, el Sena y varias universidades participaron de este proceso.

Sobre la capacidad de carga

Un estudio de la capacidad de carga de Playa Blanca realizado en 2016 por Parques Naturales determinó que si bien este balneario tiene una capacidad física para soportar 10.072 personas al día, su capacidad de carga real es de 3.124 personas, debido a los factores que deben tenerse en cuenta para mantener la calidad ambiental del sitio.

Adicionalmente el estudio arrojó que la capacidad de manejo de estas personas es apenas de un 4% lo que da una capacidad de carga efectiva de apenas 125 personas al día. Es decir, según la investigación, este es el número de personas que pueden ingresar a Playa Blanca y ser manejadas de manera ordenada.




Más noticias