<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿Cómo acabar con la pobreza extrema en Cartagena? Este es el ‘plan’

Más de 60 mil personas no tienen ingresos suficientes para cubrir su alimentación en Cartagena. Viven con menos de $161.600 mensuales.

En 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) estableció 17 grandes metas llamadas “Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, con la idea de proteger el planeta y garantizar que para el 2030 todas las personas disfruten de paz y prosperidad. El ODS 1 es, quizá, el más ambicioso de todos: acabar por completo con la pobreza extrema en el mundo. Más de 736 millones de personas vivían en estado de miseria en 2015, cuando se crearon los objetivos; para 2020, según un informe del Banco Mundial, la cifra solo bajó a 719 millones.

El panorama actual no es alentador y las proyecciones tampoco son optimistas. David Malpass, presidente del Banco Mundial, es categórico al señalar que los avances en la reducción de la pobreza extrema básicamente se han detenido. “Resulta preocupante el aumento de la pobreza extrema y la disminución de la prosperidad por culpa de la inflación, la depreciación de diversas monedas y las crisis superpuestas más generales en el ámbito del desarrollo. Esto supone un panorama sombrío para miles de millones de personas de todo el mundo”.

Cálculos de esta organización prácticamente le ponen una cruz al ODS 1, pues estiman que para 2030, año de balances finales en la ONU sobre los ODS, casi 600 millones de personas en el mundo estarán por debajo de la línea de pobreza extrema viviendo con menos de USD$2,15 al día (10.400 pesos colombianos actuales). Muy lejos del sueño de un planeta sin pobreza.

Pero a pesar de estos números globales poco esperanzadores, el mundo no pasa la página de la lucha contra la pobreza y diferentes iniciativas buscan contribuir en la disminución de la miseria en diferentes países y ciudades, ya sea desde el sector privado o desde los mismos gobiernos nacionales y locales.

515
personas accedieron a créditos para fortalecer sus emprendimientos gracias al PES durante el gobierno Dau.

El plan en Cartagena

Si aterrizamos en Colombia, según cifras reveladas por el DANE, el 12,2% de la población está por debajo de la línea de pobreza monetaria extrema; en Cartagena, el 5,9% de su población está en esta situación. La pandemia fue inclemente con la capital de Bolívar. El COVID-19 no solo acabó con la vida de más de 3 mil personas, sino que llevó al límite económico a gran parte de su población. En 2019 Cartagena tenía 20 mil personas en condición de pobreza extrema; en el 2020, los estragos del virus elevaron el número hasta 128 mil.

¿Cómo acabar con la pobreza extrema en Cartagena? Este es el ‘plan’

Gracias a la reactivación económica y esfuerzos de diferentes sectores, el número de personas en pobreza extrema en Cartagena bajó a 60 mil en 2021 (cifras más actualizadas hasta la fecha). Uno de los proyectos que lidera la lucha contra la miseria es el Plan de Emergencia Social Pedro Romero (PES), un programa de la Alcaldía creado en 2011, durante la administración de Judith Pinedo, que tiene como fin la erradicación de la pobreza extrema en la ciudad. (Lea aquí: “La inflación se puede convertir en más hambre y pobreza para Cartagena”)

Cielo Blanco Flórez, directora del PES, explica que el programa tiene 10 pilares fundamentales: identificación, salud, nutrición, educación, acceso a la justicia, dinámica familiar, bancarización, generación de ingresos, habitabilidad y fortalecimiento institucional. “Estos puntos marcan el camino hacia la prosperidad. La ciudad tiene un gran desafío porque hay unas variables estructurales que no podemos perder de vista como la educación, el empleo formal y las inversiones en habitabilidad”, dice.

Las palabras de Blanco van en línea con las principales necesidades detectadas en los sectores más vulnerables de Cartagena, donde la principal petición de las comunidades pasa por la generación de ingresos y tener un trabajo digno y formalizado. En este punto es importante recordar que, según el último informe de Calidad de Vida de Cartagena Cómo Vamos, la capital de Bolívar es la ciudad principal con mayor tasa de informalidad laboral del país: 60,6%.

En este punto, la estrategia del PES avanza en dos frentes: emprendimientos y vinculación al mercado laboral. El segundo con grandes dificultades en la ejecución por cuenta de la crisis del COVID-19.

“Hemos apoyado con capital semilla a muchos emprendimientos de repostería, modistería, piñatería y peluquería, entre otros, pero sabemos que difícilmente tienen la capacidad de generar más de un puesto de trabajo. Tocamos puertas con las empresas en busca de oportunidades laborales para esta población, pero la realidad es que en este momento ellas están trabajando para lograr mantener su mano de obra actual o cómo recuperarse de la crisis producto de la pandemia. Es una apuesta que debe estar en el próximo plan de desarrollo”, asegura.

1.135
negocios familiares apoyados técnica y financieramente por el PES.

Los desafíos

La directora del PES es autocrítica y, aunque resalta los logros obtenidos, también es tajante al señalar que es necesaria una revisión y reestructuración completa del plan para conseguir mejores resultados. Blanco cree que “el Plan de Emergencia Social Pedro Romero debe ser llamado a una reestructuración, a una revisión, porque lo que hoy tenemos no alcanzará las expectativas”. (Lea aquí: Buscan actualizar la política pública para superar la pobreza en Cartagena)

¿Cómo acabar con la pobreza extrema en Cartagena? Este es el ‘plan’

Asimismo, aunque faltan 10 meses para que se posesione un nuevo alcalde, la funcionaria sostiene que la próxima administración debe prestar especial atención en la seguridad alimentaria, la generación de ingresos, la titulación de vivienda, el aseguramiento a salud y el registro al Sisbén, que da acceso a diferentes servicios del Estado importantes en la lucha contra la pobreza y desigualdad.

“Uno de nuestros retos como ciudad es entender que superar la pobreza no es solo un tema del sector público. Tiene que ser un esfuerzo colectivo desde la sociedad civil, la empresa privada y el gobierno. Solo así podremos dar un salto hacia la erradicación de la pobreza”, finalizó Blanco. (Lea aquí: ¡Preocupante! El 46% de los cartageneros come menos de tres comidas al día)

De las 5 principales capitales de Colombia, Cartagena ocupa la cuarta posición en pobreza extrema con el 5,9% de su población, superada por Barranquilla (7,1%), Cali (8%) y Bogotá (9,4%), según cifras del DANE. Son 60 mil los cartageneros que viven con menos de $5.381 al día ($161.455 por mes). Así las cosas, es claro que aunque el mundo no logre cumplir con el ODS 1 en 2030, todos los actores de Cartagena tienen que continuar trabajando con la esperanza de, algún día, poder llegar a cero miseria.

Casa digna, vida digna

Uno de los programas que concentra especialmente los esfuerzos del PES es el de habitabilidad, teniendo como objetivo realizar acciones que promuevan y logren que las familias en condición de pobreza extrema cuenten con viviendas dignas.

“Aquí hay un tema que supera incluso el desarrollo humano. En los asentamientos alrededor de la Ciénaga de La Virgen, Henequén y Nelson Mandela muchas personas no tienen ni siquiera el equipamiento básico. La condición de sus viviendas es precaria; no tienen pisos, ni baños, ni cocinas. Aquí también está en juego la salud, porque una familia que no cuenta con un baño y una cocina en óptimas condiciones está más propensa a enfermarse por diferentes factores”, explica Cielo Blanco Flórez, directora del PES.

En 2022 el PES logró 1.215 mejoras en baños, 1.062 intervenciones en viviendas sin acceso a agua y 488 intervenciones en casas sin pisos con una inversión cercana a los $11 mil millones.

Más noticias