<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Cómite Doble Calzada se pronuncia sobre exenciones en peaje de Turbaco

El cómite, que respalda la continuidad del proyecto, afirma que está en riesgo la seguridad fiscal del país.

Luego de que se extendiera la suspensión en los cobros de los peajes a vehículos livianos en el municipio de Turbaco, múltiples sectores reaccionaron a favor y en contra de la medida.

El Cómite Doble Calzada se mostró en desacuerdo, manifestando que está en riesgo la estabilidad fiscal y el respeto a la institucionalidad, así como la ejecución de las obras de infraestructura en el “Proyecto Cartagena – Barranquilla y Circunvalar de la Prosperidad” y en el “Corredor de Carga Cartagena – Barranquilla”. Lea también: Extienden suspensión del cobro a carros livianos en peaje de Turbaco

“Ambos proyectos, poseen problemas derivados de los cierres financieros por la imposibilidad de continuar recaudando y percibiendo dichos recursos en las correspondientes casetas de peajes, todo ello, derivado como se precisó, por el levantamiento inusitado de un grupo significativo de ciudadanos que no están de acuerdo con la continuidad de su cobro”, manifestaron.

Atribuyen que el crecimiento económico de municipios que componen la Ruta Caribe es gracias al cobro de los peajes y el mantenimiento de las vías.

“Se produjo un dinamismo económico jamás visto en estos municipios, desde la apertura de restaurantes para todos los estratos y niveles (venta de comida como chicharrones o fritos) hasta proyectos urbanísticos y campestres o de otras índoles. Lo que redunda en empleabilidad para los turbaqueros y arjoneros e ingresos por tributos para las administraciones municipales, en una especie de gana-gana por donde se le mire”, afirmaron.

Y añadieron: “La Nación, ya había suscrito unos contratos de concesión, solo les queda cumplirlos o terminarlos unilateralmente, pagando la utilidad esperada por los concesionarios, como derechos adquiridos, lo que es peor sin la construcción de la obra”.

De acuerdo con el comité, esto sería perjudicial para los municipios debido a que las obras no se ejecutarán en el escenario de que los contratos sean terminados de forma unilateral.

El comité manifestó que producto de la labor del Cómite Antipeajes, ya el Gobierno nacional no recaudará el dinero para financiar las obras por medio del peaje sino que se impondrá un gravamen sobre la propiedad inmueble que tendrán que pagar todos los habitantes de la zona que se beneficiaría de las obras.

“Si antes estábamos hastiados de un peaje, hoy el remedio resultó peor que la enfermedad, porque antes el peaje solo lo pagaba quien transitaba por esa vía. Hoy la valorización, la pagarán no solo los municipios de Turbaco y Arjona para el mantenimiento de la vía, sino que le tocará pagar esa misma contribución a los barrios de Cartagena por cercanía al proyecto”, dijeron. Entérese también: Distrito recibió cuatro ofertas para desmonte de peajes de Manga y Ceballos

Y finalizaron: “Se está generando una bola de nieve, que podría tener consecuencias insospechadas para muchos incautos que, no están viendo más allá de sus respectivas narices, las consecuencias nefastas que para la seguridad fiscal de la Nación y de los propios entes territoriales hechos

como estos pueden generar”.

Más noticias