<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Colegio infantil más importante de La Boquilla, en ruinas

La Institución Educativa Madre Bernarda, con cerca de 50 años al servicio de la comunidad, cerró sus puertas por su pésima infraestructura.

Con mucha nostalgia ve la señora Vicenta Castro Ortega las condiciones actuales de lo que durante cinco décadas fue el colegio de primaria por excelencia de los boquilleros.

La sede donde funcionaba la Institución Educativa Madre Bernarda está en ruinas e inutilizable.

El riesgo de colapsó motivó al Distrito a cancelar el servicio educativo que allí se brindaba y los cerca de 400 estudiantes de preescolar y primaria debieron ser reubicados. (Lea: Más de 355 niños en riesgo de no recibir clases en el 2020)

Vicenta es egresada de dicho colegio, al igual que sus hijos y los hijos de sus excompañeros. Pero sus nietos no podrán decir los mismo porque en este 2022 las puertas del inmueble fueron clausuradas.

Es de recordar que la escuela siempre estuvo administrada por la congregación religiosa Hermanas Franciscanas, y hace unos 10 años quedó bajo la coordinación de la Institución Educativa Técnica de La Boquilla (Ineteb) y se convirtió en la quinta sede. (Lea: Colegio insignia de La Boquilla requiere atención)

“La escuela llevaba varios años en malas condiciones, pero después de pandemia se decidió que ya no podía seguir más porque representaba mucho riesgo para los niños. Este colegio le pertenecía a las Hermanas Franciscanas y ya ellas no podían seguir sosteniéndolo. La estructura sigue en pie pero no funciona. Lo peor es que ahora los niños deben ser llevados a un colegio que está al final de La Boquilla, en un sector inundado de difícil acceso donde además los papás se gastan hasta 8 mil pesos diarios en mototaxis porque está muy lejos”, señaló Castro Ortega.

La mujer, que también es gestora cívica de la población, pidió al Distrito articular acciones para rescatar la sede tradicional y ponerla nuevamente en funcionamiento, pues la comunidad la considera un patrimonio de La Boquilla.

“Los padres de familia y los mismos niños están sufriendo con ese traslado hasta el otro colegio, queremos que el colegio Madre Bernarda vuelva a ser lo que era, necesita una reconstrucción”, finalizó Vicenta.

(Lea: “Estamos trabajando en adquirir el inmueble escolar de La Boquilla”, Pedrito Pereira)

La sede educativa clausurada se encuentra en la carrera séptima, una de las vías principales del corregimiento.

Recientemente, a través de videos difundidos en redes sociales, los padres de familia denunciaron el pésimo estado de las vías alrededor del nuevo colegio, el Instituto Nueva Luz de Esperanza, especialmente la calle del frente, la cual está llena de charcos y barro.

“Hoy no hay clases, así no podemos traer a nuestros hijos hasta acá, necesitamos soluciones, esto es una trocha en la que no pueden transitar ni las motos”, señaló uno de los afectados.

Colegio infantil más importante de La Boquilla, en ruinas

Así se encuentra la vía frente al nuevo colegio. //Foto: Óscar Díaz

¿Qué dice el Distrito?

El Universal se comunicó con funcionarios de la Secretaría de Educación del Distrito (SED) para exponer el caso en La Boquilla, y respondieron que en efecto las malas condiciones del colegio Madre Bernarda motivaron la finalización del contrato de arriendo.

“La rectora suscribía un contrato con las Hermanas Franciscanas para usar ese inmueble en la prestación del servicio educativo, sin embargo, gracias a reuniones con la comunidad se determinó no continuar y llevar el arriendo a un inmueble que está en cabeza de la Casa Italia y ahora se goza de un nuevo arriendo donde se ubicaron más de 330 niños que son atendidos en un espacio seguro con las condiciones apropiadas para brindar una educación de calidad”, señaló una vocera.

De igual manera, desde la SED precisaron que en La Boquilla se han hecho inversiones mediante contratación de obras de mantenimientos por parte del Distrito, como también gestiones ante el Ministerio de Educación para que a través del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa (FFIE) se realicen inversiones en las sedes educativas afectadas por la tormenta Iota.

“La comunidad ha expuesto la necesidad de adquirir un inmueble. Hemos estado buscando este inmueble, hemos tocado puertas para lograr esa meta, desafortunadamente hasta la fecha no nos han acreditado la propiedad o las condiciones que nos permitan dar ese paso”, finalizó la funcionaria.




Más noticias