<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Cartagena: la bella historia del chico que halló a su mamá tras 22 años

Con lágrimas y abrazos, Raúl se reencontró con su mamá, Liliana, quien estuvo en Venezuela sin saber nada de él ni de sus hermanos.

Hay historias de historias y esta. Se trata del emotivo reencuentro entre madre e hijo, luego de 22 años sin saber nada el uno del otro. El reciente relato es el testimonio de un joven que vive en Cartagena, y contó lo mucho que luchó para encontrar a su madre venezolana en redes sociales, y saber de su existencia.

“¡Dios es grande! Gracias a un noticiero venezolano, en Facebook, la encontré”, dijo Raúl José quien narró la conmovedora historia del por qué duró tantos años sin saber de su mamá.

Lloraron juntos

Hay un refrán que dice que el hijo nunca deja de ser hijo, pues ese llamado maternal lo sintió muy latente Raúl José Agámez González, de 26 años, quien está pronto a terminar su carrera de filósofo en la Universidad de Cartagena. Sin embargo, para él este triunfo no sería igual si su mamá no estuviese presente el día de la ceremonia, y ahora ambos aplaudirán ese gran momento.

“Yo nací en Maracaibo, Venezuela, pero a los 4 años mi papá, que es colombiano, nos trajo a mi hermano gemelo, a otro hermano menor y a mí para conocer a nuestra abuela, en Mahates (Bolívar). Nos quedamos mucho tiempo allá, y cuando quisimos regresar a Venezuela, nos enteramos por un pariente que mi mamá ya no vivía ahí y no supimos a dónde fue”, contó Raúl José.

Este joven, quien ahora vive en el barrio El Rodeo, agregó al relato que su mamá, Liliana Coromoto González, era de bajos recursos y que en ese entonces no sabía cómo comunicarse con ellos acá en Colombia. Entonces se fue a vivir con sus otros hijos y, hace cuatro años, se enfermó de tristeza porque pensó que nunca más vería a sus gemelos que hoy tienen 26 años, y al menor de sus hijos, de 22.

“Empecé mi búsqueda en redes sociales, viendo perfiles de amigos de infancia y gente que conocí en Venezuela, pero como mi mamá no tiene Facebook fue muy difícil. Entonces le conté mi historia a un portal de noticias llamado Informe Villa, que publica todo tipo de información en esa red, le di mis datos y los de mi mamá, y a los pocos minutos recibí respuestas en los comentarios”, narró Agámez González.

Precisamente esa historia llegó a la vista de una conocida en Venezuela, que sabía el paradero de Liliana, su mamá que hoy tiene 51 años de edad. A las pocas horas se la pasaron por videollamada y las lágrimas de ambos no se hicieron esperar.

“La busqué en Facebook el 25 de febrero, al día siguiente - el 26 de ese mes - la vi en videollamada, y fue hasta el miércoles 10 de marzo, que la volví a abrazar en la terminal de transporte de Cartagena”, contó muy feliz Raúl.

Tanto Raúl como sus dos hermanos que están en Colombia, reunieron el dinero suficiente para comprar los pasajes de su mamá y traerla a Colombia.

Ahora, Liliana Coromoto se encuentra en Mahates (Bolívar), con su esposo, el menor de sus hijos y un nieto que no conocía. Mientras que Raúl está en Cartagena culminando sus estudios, y su gemelo permanece en el Ejército, donde es suboficial.




Más noticias