<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Así Pazó Olaya cuenta lo bueno que se “esconde” en este barrio de Cartagena

Acciones, noticias y sucesos positivos que acontecen en este estigmatizado barrio salen a la luz gracias a un colectivo de jóvenes emprendedores.

“Lo mataron de un solo tanganazo” o “Lo mataron por cachón” era el estilo de los titulares que hace unos cinco años difundían medios de comunicación sensacionalistas para referirse a homicidios y sicariatos en el barrio Olaya Herrera, en el sur oriente de Cartagena.

“Eran muy sangrientos y pensamos, si los medios venden con lo malo que le está pasando a nuestra comunidad, por qué nosotros no podemos hacer algo distinto, comunicar, echar el cuento de lo bueno, y así comenzamos”, afirmó Luis García Quintana.

Lo que inició en trabajo conjunto con otros cuatro jóvenes fue el colectivo de comunicaciones “Así Pazó Olaya” (con “z” de paz), cuyo nombre surge en el año 2018 como parte de una estrategia de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) que buscaba prevenir las pandillas, el reclutamiento y el conflicto armado en el mencionado barrio, que para ese entonces estaba acogiendo a personas desmovilizadas de grupos armados ilegales.

El objetivo inicial fue contar, a través de un noticiero que tuviera cuatro secciones, narrativas positivas”.

Luis García Quintana.

“En “Personaje de nuestro barrio” buscábamos a una persona longeva y con una historia por contar en el ámbito social, cultural o deportivo. En “La nota bacana” informábamos sobre jornadas y eventos de interés para los jóvenes. En “Recréate a lo bien”, actividades deportivas de fundaciones y ONG con niños, y en “Riega la bola”, convocatorias educativas o laborales, eventos de la Junta de Acción Comunal, cualquier información de interés general”, precisa Luis, de 26 años. Lea: La apuesta por una mejor niñez en Olaya Herrera

Él, quien reside en el sector Estela de Olaya Herrera, llegó al colectivo por invitación de uno de sus cuatro compañeros una vez culminó la estrategia con la ARN. Los emprendedores jóvenes querían continuar con “Así Pazó Olaya”, de manera independiente, pero les hacía falta un presentador. Luis no tenía tal formación, estudiaba Administración y Comercio, pero “como que tenía madera”, dice entre risas.

Así, con un presentador (Luis García Quintana), un camarógrafo (Andrés Castilla Silva), un fotógrafo (Brainer Ortiz Mercado), un editor audiovisual (Dáger López Estrada) y un diseñador gráfico (Marcos Ramírez Castillo), en junio del 2018 “Así Pazó Olaya” comenzó a recorrer el sector con un “celularcito” y audífonos, sin plata y bajo sol.

Luis García, Andrés Castilla, Dáger López y Brainer Ortiz.
Luis García, Andrés Castilla, Dáger López y Brainer Ortiz.

Lo que buscaba -y aún busca- eran noticias positivas, justamente para mostrar la otra cara de ese barrio, esa que no involucra pandillas, balas, navajas, peleas con cuchillos o picos de botellas, ni drogas ni hurtos, y a veces ni sus habitantes lograban apreciar.

“Grabábamos las noticias con el celular en formato horizontal y luego íbamos a comernos una salchipapa a casa de nuestro amigo el que tenía el computador. Ahí editábamos y subíamos videos de seis a siete minutos en Facebook, y comenzamos a adquirir seguidores. Cuando llegábamos a 4.500 o 5.000 visualizaciones era motivo de alegría y orgullo para nosotros. Ver que lo que hacíamos estaba dando frutos era muy positivo”, destaca.

Contenido de “Así Pazó Olaya” en Facebook.
Contenido de “Así Pazó Olaya” en Facebook.

Y recuerda que esos primeros años fueron muy difíciles. “Apenas llovía, las pandillas salían a defender su calle, a matarse a punta de cuchillos y botellas. La gente en la comunidad sufría mucho y lloraba porque terminaban con afectaciones en sus casas, les rompían los vidrios con piedras”.

Todo mejoró

Por intermediación de la ARN, “Así Pazó Olaya” recibió un portátil de la Fundación Coosalud en el 2018 y, al siguiente año, un cámara, un trípode, un mejor computador y luces de la Fundación Surtigas, “para que hiciéramos un mejor trabajo”, anota Luis.

En julio de 2021, con el proyecto ‘Comunicapaz’, el colectivo se postuló al ‘Programa Jóvenes Resilientes, Efecto Colectivo’, una iniciativa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y ACDI/VOCA Colombia, que prometía conectarlos con oportunidades de empleo, emprendimiento y productividad económica.

Asimismo, con formación, capacitación en incidencia comunitaria, habilidades comunicativas y participación en actividades culturales, sociales, deportivas, entre otras áreas de interés juvenil. Y así fue.

Con ‘Comunicapaz’ ganaron una convocatoria por la que formaron a estudiantes de la Institución Educativa Madre Gabriela de San Martín en comunicación audiovisual.

“De ahí en adelante quedamos enganchados. Comenzamos a hacer videos para el programa, con los cuales empezamos a obtener ingresos económicos para hacer crecer el colectivo”, destaca el joven.

Hoy, la forma de comunicar de “Así Pazó Olaya”, al igual que la realidad de ese barrio es otra. Por una parte, ya no se enmarcan en las mencionadas secciones del noticiero, sino que son más flexibles y amplios en cuanto a su contenido, mismo que presentan en videos más cortos e interactivos, con una calidad superior.

Y, lo más importante, “tenemos el reconocimiento de la gente. El trabajo del colectivo ha ayudado a visibilizar más a los actores culturales del barrio, las iniciativas deportivas y sus talentos, las buenas personas, las estrategias comunitarias, las actividades recreativas. Ha ayudado muchísimo a mostrar una mejor cara del barrio Olaya Herrera”, resalta Luis, quien ahora es todo un líder.

Agrega que “hoy ya no se habla tanto de pandillas, ya no se ven tanto en nuestro barrio. El consumo de sustancias psicoactivas sigue siendo una problemática grave y aún se pueden ver robos, pero ya no es un barrio tan inseguro como lo era hace cinco o seis años”.

Con cuatro miembros, porque Brainer Ortiz se radicó en Chile, “Así Pazó Olaya” está abierto a alianzas que le permitan continuar creciendo en el periodismo y en el arte de comunicar con sentido y para la paz.

Más noticias