<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Abel Segundo, el judío errante

Abel Segundo Piedrahita tiene 64 años y lleva 15, luchando por tener una vivienda como la que abandonó, obligado por la violencia. En esa época vivía en la finca Las Pampas en el municipio de San Benito (Sucre), con sus siete hijos.

El desplazamiento

Un día común para Abel Segundo, en San Benito, significaba trabajo duro en el campo y compartir en familia. Que los grupos armados al margen de la ley frecuentaran el territorio no era novedoso, las personas de cierta manera ya se habían acostumbrado a las historias relacionadas con los ataques que la población sufría, aunque no se puede negar que vivían con temor.

En medio de ese contexto, en noviembre del año 1999, los paramilitares llegaron a la finca Las Pampas, los amenazaron de muerte y les dieron 24 horas para abandonar el predio, del cual salieron dejando todas sus pertenencias.

Vida de desplazado

Abel Segundo fue certificado como víctima en el municipio de Arjona en el año 2000, sin embargo al poco tiempo se trasladó a la ciudad de Cartagena y desde entonces ha cumplido con infinidad de requisitos con tal de obtener su vivienda aquí o para que lo reubiquen en San Benito, pero hasta el momento las respuestas de las autoridades como el mismo afirma, han sido vagas.

“Se me han vulnerado mis derechos como persona y como víctima, por ejemplo mi derecho a la vivienda que es primordial. Llevo 15 años viviendo arrendado y el subsidio no me alcanza para casi nada. La Oficina de Víctimas me ha hecho promesas y promesas y no me cumplen. Nos se justifica que una persona de la tercera edad, desplazada, no le hayan resuelto sus situación. Las víctimas no somos mendigos. Le pido a las autoridades que me ayuden a solucionar mi situación o hago una huelga de hambre con mis hijos y mis nietos porque no podemos  seguir en esta situación ”, manifestó Abel Segundo hace unos días cuando llegó a las instalaciones de este medio, pidiendo ayuda.

Subsidio de arriendo

Abel asegura que recibe un subsidio de arriendo por parte del Gobierno, sin embargo, se queja porque este no es pagado a tiempo y “solo alcanza para un porcentaje muy pequeño de sus gastos”.

“Ya estoy cansado de estar como el judío errante, vagando, vagando y vagando. Yo creo que juegan con las víctimas porque no nos cumplen y nos ponen a bailar el indio”, agregó Piedrahita.

¿Qué dice la oficina de víctimas?

Un vocero de la Secretaría de Víctimas y Derechos  Humanos  de Bolívar, manifestó que este caso debe ser revisado por la Unidad de Atención Regional a Víctimas, debido a que Abel Segundo fue certificado en Arjona Bolívar, pero actualmente vive en Cartagena.

Respecto a los trámites de vivienda, según los papeles que él aporta, la solicitud que don Abel hace es ante una entidad nacional, por lo cual el gobierno Distrital no tendría competencia para solucionar su caso. 




Más noticias