coaching familiar

EL COACHING FAMILIAR, NO ES UN MÉTODO PSICOTERAPÉUTICO.

14/08/2021 - 19:52

Adriana Sofía Silva Silva, Subdirectora nacional campo Psicología y Familias.

Continuando con nuestro proceso de Educación Científica, desde el campo de Psicología y Familias, nos ha ocupado en los últimos meses, esto que han denominado como “coaching familiar”, que propone despertar conciencia y responsabilidad, desarrollar habilidades y promueve cambios en las relaciones personales y los vínculos de los miembros de la familia. Si les resulta familiar, es porque son unos principios propios de la psicología y modelos de intervenciones familiares existentes.

En primer lugar, queremos poner sobre la mesa, que la formación en Terapia e Intervenciones familiares en diversos contextos, es minuciosa y extensa, en el que se unen no sólo el conocimiento teórico/técnico, sino también todo un proceso de supervisión de casos y lo que denominamos como trabajo personal del interventor o terapeuta familiar, una formación que puede llegar hasta 3 años, por los procesos y dinámicas complejas que se suscitan al interior de cada familia y sus contextos, a las que como profesionales en psicología y más como terapeutas familiares certificados, nos debemos acercar con mucho respeto.

Ahora, el tema del coaching en Colombia es nebuloso, ya sea porque no hay una regulación legal clara para quienes no tienen una titulación en psicología o psiquiatría (no son talento humano en salud, no pagan póliza de responsabilidad civil) o porque su práctica y resultados, parten de apreciaciones subjetivas, por ejemplo “funcionan” porque se “sienten bien”, siendo esa su evidencia; sin embargo, nos parece urgente hacer una comparación, con lo que la misma International Coach Federation -ICF- presenta como su “proceso”.

Según la ICF, en cada sesión, el cliente elige el tema de conversación mientras el coach escucha y contribuye con observaciones y preguntas. Este método interactivo crea transparencia y motiva al cliente para actuar. El coaching acelera el avance de los objetivos del cliente, al proporcionar mayor enfoque y conciencia de sus posibilidades de elección. El coaching toma como punto de partida la situación actual del cliente y se centra en lo que éste esté dispuesto a hacer para llegar a donde le gustaría estar en el futuro, siendo conscientes de que todo resultado depende de las intenciones, elecciones y acciones del cliente, respaldadas por el esfuerzo del coach y la aplicación del método de coaching. Basándose en este fundamento, las responsabilidades del coach son:

  • Descubrir, aclarar y definir lo que el cliente quiere alcanzar
  • Estimular el auto-descubrimiento del cliente
  • Suscitar soluciones y estrategias generadas por el propio cliente
  • Mantener en el cliente una actitud responsable y consecuente

En este método del coach, evidenciamos que no solo existe ninguna diferencia con lo que se plantea desde la psicología como disciplina científica, sino que es una aproximación terapéutica, desde lo que se conoce en psicoterapia como encuadre y construcción de la alianza terapéutica, sino también en específico menciona objetivos de modelos psicoterapéuticos propios de la psicología, como la Psicoterapia Breve, la Terapia Estratégica breve y técnicas de terapia cognitiva-conductual.

Según la APA, la psicoterapia puede comprenderse como: Un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una persona y el psicólogo. Como su base fundamental es el diálogo, proporciona un ambiente de apoyo que permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial. La persona y el psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que le impiden sentirse bien.

Al concluir el tratamiento, no sólo se habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, se habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

Entonces es evidente que el coaching por sí mismo, no ha desarrollado un constructo teórico y metodológico, basa sus prácticas en métodos propios de la psicología y la psicoterapia, con el riesgo para la seguridad de sus coachees, ya que no se encuentran regulados por ninguna instancia legal, tal como si sucede con psicólogos y psiquiatras.

Cuando el coaching terapéutico plantea que intenta comprender las causas profundas que generan los problemas del coachee en un periodo de tiempo mucho más largo, se evidencia que no han pensado en los límites claros entre coaching y psicoterapia, igualmente desde la idea de que el coaching está dirigido hacia una población sin enfermedades mentales, pero aún así lo plantean como “terapéutico” , desconociendo los procesos emocionales que puedan surgir incluso en personas que no padezcan ningún trastorno mental, pero que acuden igualmente intentando buscar una solución a algún problema de la vida cotidiana, por lo que no queda claro, sus razones para tomar técnicas y teorías propias de la psicología y de sus escuelas psicoterapéuticas.

En este sentido, el asunto se complejiza aún más si pretenden trabajar con todo un sistema familiar y si existen personas que no tienen títulos profesionales en psicología o psiquiatría, mucho menos en Terapia o intervenciones familiares, que intentan aplicar teorías, métodos o técnicas psicológicas, renombrándolas en este caso, como coaching familiar, por lo que la seguridad en relación a la salud mental de las familias, que acuden a profesionales sin formación en intervenciones familiares.

Poner estos aspectos sobre la mesa, nos permite a todos, tomar decisiones no solo en cuanto el ejercicio profesional, sino a la hora de escoger, el profesional con experticia y certificación en aquello que dice ofrecer, más cuando se trata de la salud mental, emocional, relacional, psicológica de nosotros mismos, nuestra pareja y familias. Finalmente, nada de esto debería ser un asunto de moda o tendencias, sino en lo que puede ser benéfico o no para nosotros, invitándoles a dar cuenta que la complejidad del ser humano y sus situaciones, no se trata de fórmulas mágicas.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR