DESAPRENDER PARA AVANZAR

29/11/2021 - 17:54

El fracaso es el resultado de no sumar cambios en la ecuación. Es un principio que se evidenció claramente en el turbulento escenario de 2020 y en menor medida en 2021, donde el estilo de vida de gran parte de los negocios y sus postulados en diversos sectores, se vieron obligados a transformarse para sobrevivir y en innovar para crecer. Ambas decisiones surgían anteriormente como un proceso exhaustivo de análisis y estudios, pero la coyuntura hizo que se tomaran decisiones ágiles en tiempos difíciles, procurando ser precisos en las estrategias para mitigar los impactos negativos que se vislumbraban como avalancha.

En el caso puntual del Departamento de Bolívar, esa experiencia tuvo claramente dos perspectivas, la de los municipios y específicamente la de Cartagena de Indias. Con respecto a los municipios sin lugar a dudas hubo un impacto económico importante, reducciones considerables de producción e ingresos y debilitamiento en las proyecciones de crecimiento de algunos tipos de negocios, pero en definitiva no se tuvo la necesidad de transformar radicalmente algún sector para subsistir. En cambio, en Cartagena las consecuencias de la pandemia fueron mucho más vívidas, contemplando el cierre de 6.849 establecimientos y el riesgo de otros miles, principalmente del sector turístico, que aún no logra estabilizarse, afectando aproximadamente el 19,6% del PIB del departamento.

Como consecuencia de lo anterior ACOPI-Bolívar, ha establecido una estrategia cuyos resultados no solo se tiene visualizado generen reactivación económica, sino también contribuyan a fortalecer diferentes líneas productivas que complementen al PIB, los aportes de la oferta turística existente. En esencia, Cartagena debe dejar de darle la espalda al Departamento, y comenzar a propiciar escenarios de encadenamiento que concatenen potencialidades en los territorios y se logre llegar a niveles de agroindustria, centros de valor agregado e innovación y empresas con desarrollo cultural sostenible.

La diversidad del Departamento de Bolívar debe reorganizarse completamente para convertirse en un instrumento de desarrollo, aprovechando importantes aspectos virtuosos como contar con uno de los principales puertos del continente, el reconocimiento de la ciudad de Cartagena a nivel nacional e internacional y la extensión bolivarense, pudiendo generar diferentes productos en diversas condiciones.

El primer paso para lograr esa sinergia consiste en reducir la brecha de formalización económica y adaptación tecnológica que hay entre la zona rural y la urbana, es preciso sensibilizar a la comunidad sobre las implicaciones positivas que tiene formalizar su negocio, con miras a llegar a nuevos mercados nacionales e internacionales, para ello, el trabajo conjunto entre ACOPI, la Gobernación de Bolívar y las respectivas Cámaras de Comercio, es fundamental. Así mismo, ACOPI-Bolívar, tiene a su disposición una plataforma de aceleración empresarial, la cual, de manera presencial y virtual, genera capacidad instalada en los microempresarios para mejorar sus procesos y comprender la necesidad de acceder eficientemente a la tecnología como requisito de competitividad en los nuevos mercados. Gracias a esta iniciativa, se pretende estandarizar algunos niveles de organización empresarial para determinar en volumen los productos piloto que se desean transformar para adicionarles un valor agregado relevante, comenzando a estructurar el sello Hecho en Bolívar, bajo el manto de la innovación.

Es un proyecto a largo plazo que implica inversión en conocimiento, tecnología, infraestructura y principalmente en cambiar los pensamientos vigentes, desaprendiendo viejas costumbres para encausarlas en nuevas oportunidades. Los primeros pasos han permitido relacionamiento con algunos cuerpos diplomáticos con presencia en el país, que identifican en el Departamento de Bolívar, características interesantes para inversión y tratos comerciales, siempre que se cumplan con parámetros mínimos de calidad, volumen de producción, condiciones fitosanitarias para la parte agrícola, y versatilidad para el área cultural.

Para ACOPI-Bolívar, esto representa un importante desafío, principalmente porque es la primera vez que un gremio intenta impactar con un solo proyecto dividido en fases, todo el departamento, rompiendo paradigmas para unir a Cartagena con los municipios en un ámbito diferente al turismo, pero estamos convencidos que al contar con el 98% de la fuerza productiva departamental, podemos implementar ese cambio necesario para desaprender y avanzar.

 

Daniel Pérez Cantero

Director Ejecutivo

ACOPI-Bolívar

 

FOTOGRAFIAS: José Miguel Marín Nogueira    


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR