<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Villamaría, el atractivo bonito de Colombia

Una invitación a Villamaría en Caldas, refugio de variadas especies de aves endémicas y migratorias.

En la vertiente occidental de la cordillera central de los Andes está Villamaría, con la fama de ser uno de los grandes centros de biodiversidad del mundo. En ese municipio de Caldas confluyen miles de aves, especies que se han adptado a los numerosos hábitats y microclimas que posee ese territorio en particular, y que lo hace tan apetecido para el avistamiento de ejemplares en grado de amenaza o en categoría de conservación. “Una de las principales razones para estudiar las aves es que nos pueden dar pistas sobre el estado de salud del medioambiente, ya que las distintas aves que están a nuestro alrededor benefician en gran medida a los ecosistemas, contribuyendo a su bienestar”, dice la Guía de Aves de Villamaría, con el apoyo de Andrés Arístizabal, alcalde municipal.

Es increíble que este municipio tenga su propia guía de aves, es como un recorrido en imágenes de todos los animalitos que se pueden encontrar en el inmenso bosque: hay aves residentes, endémicas, casi endémicas y del tipo migratorio boreal, que quiere decir que provienen desde el norte del continente americano y que usan el territorio colombiano como refugio del invierno, o de paso a su destino.

El pato paramuno, pico de tuna arcoiris, metaluras, colibríes, águilas y el increíble cóndor de los Andes habitan en esta zona, aledaña al Nevado del Ruiz y la Laguna verde encantada. “Tenemos más de 478 especies. Los invitamos para que disfruten de este paraíso, territorio sano donde la gente los va a recinir con mucho cariño”, sostiene Jhon James Hernández, jefe de la Oficina de Turismo de Villamaría.

Ver más de




Más noticias