¡Ayyy…. Cartagena de mis amores…! !Cuánta falta me hiciste...!

Bueno… mis queridos y amados amigos… ¡Aquí estoy, de vuelta a Cartagena…., ciudad de mis amores y desamores…; ciudad de mis sueños y pesadillas… sobre todo cuando me ha tocado montarme en una buseta de Ternera-Socorro…;  ciudad heroica que aguanta de todo…!Ayyy…. Cartagena…!

***
Lo primero con lo que me encontré es que estamos estrenando alcalde…  que ahora está mi amigo Dionisio Vélez Trujillo… ¡Y pensar que yo conocí a Dioni cuando era un pelao… y mírenlo ahora… ¡Semejante hombrón… con cara de jeque de Emiratos Árabes…! 

***
También me enteré que la Gobernación ya no está donde la dejé, sino que se mudaron para Manga… ¡Con razón Juanqui Gosaín no me respondió cuando desde la Plaza de la Proclamación comencé a llamarlo… para que se asomara al balcón  a saludarme… ¡Juanqui…. Juanqui…. Ya llegué…, pero nada…. El hombre no salió…!

***
Y como aquí la gente es como es…, enseguida mi amigo vendedor de raspao del Parque Bolívar me dijo… ¡Ufff… pacho, niña Tulia… tú viniste como despistada…! ¡Desde cuando Gossaín y su combo no se fue para Manga…!
Anda… qué pecado… ¿Y ahora quién me brindará alojo cuando ande medio de incógnita, con pinta de turista para despistar al enemigo…?

***
Bueno… Tulia, en buenahora se fueron… porque a ti, ni por muy amiga que fueras de Juanqui,  te hubieran dejado entrar con esas blusas “sugestivas” que a veces te sueles poner…
¿Y por qué no…., vamos a ver…? ¿Qué… acaso no me quedan bien…? Si… Tulia… sí te quedan biennn… muy bien… lo que pasa es que antes de irse, Juanqui había prohibido la entrada al Palacio de la Proclamación a personas con ropa como la tuya o en bermudas y chancletas….

***
Con decirte… ven acá… siéntate aquí para echarte bien el cuento… me dijo Juancho, el vendedor de raspao… ¿Y qué creen ustedes que hice yo…? ¿Irme….? ¡Sí, como no….! Me senté en una banca del Parque Bolívar a que ese buen amigo mío me pusiera al tanto de todo….

***
¡Ajo…. Esa es la Tulia que me gusta a mí…!, dijo Juancho cuando me vio el interés en su chisme…. y me contó que por esa medida, a Juanqui lo habían entutelado… un abogado cachaco que, al parecer, sufre de calor perenne… porque le gusta andar en bermudas y chanclas en todas partes…
¿Y ese abogado debe ser bien piernón…?, pregunté yo, con mucha curiosidad… ¿Piernón….? ¡Qué va… Tulia…! Ese man es delgaditooo…! Yo creo que lo hizo para jo… para fregar al Juanqui…, quien me comentan que agarró una rabiaaaa… Yo creo que por eso fue que se mudó tan rápido….
A veces lo veo que pasa por allí….
Ahh… bueno…, mijo… cuando lo veas me lo saludas… Dile que ya llegué…. Que quiero darle un abrazote de hermana y amiga… Mira que no se te olvide…

 

CORREO

No olviden escribirme a tulia@eluniversal.com.co