Universidad de Cartagena, vocación de eternidades