Una ‘guerra’ que debe terminar