Los ojos puestos en el Centro Histórico