La culpa de la ‘estatua humana’