La Base Naval, ¿esta vez sí?