Elecciones: falta mucho por corregir