El Dique, más allá de las esclusas