Timochenko: ¿criminal y candidato?