¿Seguirá Cartagena en la olla podrida?