Reforma: ¿ganando con cara y con sello?