¿Qué más debemos esperar?