"Paz", coca y fuerza pública