Cartagena, escuela oficial de la corrupción