Moscú quiere ser la envidia de todo el mundo

Aficionados en Moscú, una de las principales sedes del Mundial de Rusia

Aficionados en Moscú, una de las principales sedes del Mundial de Rusia. // CARLOS CABALLERO


CARLOS CABALLERO

Mié, 06/13/2018 - 21:09


Pasan las horas, minutos y segundos y el olor a Mundial se hace más penetrante en toda Rusia. Ya casi rueda el balón. Y Moscú, su capital, lo tiene todo listo para recibir a un millón de turistas, la mitad

de ellos extranjeros. Sí. La pasión del fútbol, que supera todos los límites, ha envuelto completamente a esta ciudad que acogerá doce encuentros, incluidos el partido inaugural y la final.

 

El 14 de junio en el estadio moscovita Luzhnikí con el partido entre Rusia y Arabia Saudí se inicia la fiesta, esa que terminará un mes después en el mismo escenario cuando se conozca el nombre del campeón. Es así como desde el principio hasta el final a Moscú se le denominará la capital del Mundial.

 

Es una ciudad grande, con más de doce millones de habitantes. Aquí se jugarán

doce partidos: ocho de la primera fase, dos octavos de final, una semifinal y la final.

 

Alemania, Argentina, Francia y Portugal fueron 4 de las 10 selecciones que eligieron a Moscú y sus alrededores para establecer sus bases.

 

Se estima que un millón de aficionados visitarán la capital, incluidos 400 mil extranjeros, que de entrada chocarán de frente con un gran problema: el idioma, puesto que los rusos tienen un gran desconocimiento de las lenguas. Ni si quiera el inglés toleran.

 

Por eso, una de las primeras medidas de la capital rusa ha sido colocar más señalización

y mapas en las calles como en el suburbano. Esto ayudará en parte a resolver el caos que generará no poder comunicarse con los anfitriones.

 

La mayoría de los aficionados usará el metro para ir de un lugar a otro. A la salida de cada estación se encontrará un gran mapa del entorno con indicaciones de museos, centros sanitarios, áreas comerciales y

deportivas, estadios y zonas de ocio. Así se podrá llegar sin tanto inconveniente a los lugares.

 

Y es que no todo será fútbol. Moscú está listo para ofrecer alternativas cuando no esté rodando el balón. Hay preparados más de 70 eventos culturales y deportivos para que nadie se aburra.

 

Así como en Río de Janeiro, una de las sedes del Mundial de Brasil, Moscú también tendrá su propia "zona fan", con capacidad para más de 25.000 personas. Estará ubicada frente a la sede de la Universidad Estatal, uno de los lugares más altos de la ciudad, con excelente panorámica.

 

Allí se transmitirán la mayoría de los partidos en varias pantallas gigantes, una de ellas de 144 metros cuadrados; habrá conciertos, comida, zonas infantiles, una tienda de regalos y un centro de atención

médica. Será toda una fiesta, en la que se integrarán latinos, europeos, asiáticos, norteameriocanos y centroamericanos. Sí. Porque el Mundial es eso: una mezcla de hinchas de varias partes del planeta que cada cuatro años se reúnen en una sede fija para gritar “gol” y conocer así la cultura del país anfitrión de turno.

 

Los numerosos museos y centros de exposiciones de la ciudad han preparado una veintena de eventos dedicados al fútbol. En la capital se respirará fútbol, mucho fútbol.

 

La ciudad entera, que lleva años preparándose para el gran espectáculo deportivo, se ha puesto por fin sus mejores galas para que Rusia 2018 sea la envidia de todo el mundo.

 

MÁS DATOS

Los poseedores del pasaporte de aficionado -la llamada tarjeta Fan ID que deben tener todos los hinchas con entrada a los partidos- obtendrán un 50 por ciento de descuento para entrar a todos esos eventos.

Los aficionados con entrada también se beneficiarán del transporte municipal gratuito el día de los partidos, siempre que estén en posesión de la entrada y la tarjeta Fan ID.

 

Ferias de artesanía y gastronomía de todas las regiones de Rusia, y también de países participantes en el Mundial; exposiciones interactivas, festivales musicales y deportivos se asomarán en cada

esquina para que la fiesta no pare ni un momento.