Volvió Suárez, volvió Uruguay

AFP
SAO PAULO
19 de Junio de 2014 05:39 pm
  • El delantero uruguayo, Luis Suárez // AP Thanassis Stavrakis

El delantero uruguayo Luis Suárez se tendió en el suelo tras anotar su primer gol contra Inglaterra y se tapó la cara. Estaba llorando. Hace tan sólo un mes le operaban del menisco y este jueves marcó un doblete decisivo en la victoria de Uruguay contra la selección inglesa (2-1).

El del Arena Corinthians era un partido clave para las aspiraciones del combinado celeste y para el propio Suárez, que una vez más tuvo que luchar contra el reloj para poder debutar en Brasil y, después, para darle la victoria a su equipo con un doblete de estrella mundial.

Omnipresente, veloz y muy solícito en el ataque, Suárez fue desde el principio del partido la peor pesadilla de Inglaterra.

Los hinchas ingleses no se olvidan del aura de 'chico malo' que rodea al delantero del Liverpool desde que tuviera un incidente racista con el zaguero del Manchester United Patrice Evra y rematara su comportamiento poco ejemplar mordiendo al defensa del Chelsea Branislav Ivanovic.

Así se lo hicieron sentir al nueve de Uruguay desde que calentaba en la fría tarde de Sao Paulo. Su mera imagen en la pantalla valía los silbidos ingleses.

Pero quienes tampoco olvidaron a 'Luisito' fueron los componentes de la zaga inglesa, todos viejos conocidos de la Premier, que trataron de contener como pudieron al máximo goleador de la última edición del campeonato inglés, con 31 tantos.

El central del Chelsea Gary Cahill fue su sombra, pero el uruguayo se le escapó en el mejor contraataque de la primera parte, cuando Lodeiro encontró a Cavani en la banda izquierda y el delantero del París Saint Germain vio el desmarque de Suárez por el centro del área, que acabó batiendo a Hart.

En el segundo tanto salió desde la portería de Muslera y, tras dar en un defensor inglés. Suárez se desmarcó por la derecha y de un impecable golpe de empeine batió de nuevo a Hart ante la impotencia de un Cahill desesperado.

Minutos después, las exigidas piernas de Suárez no aguantaron más y el jugador abandonó el campo en camilla presa de los calambres, antes de ser sustituido por Coates.

Quedaban apenas unos minutos de partido y se le volvió a ver llorar de felicidad en el banquillo.

"En caso de que juegue Luis puede ser que no esté como el Luis Suárez que salió goleador de la Premier, pero la pregunta es si, aún así, es un jugador que puede aportar cosas importantes para el equipo", dijo el seleccionador de Uruguay, Oscar Tabárez, en la conferencia de prensa de la víspera del partido.

Fuera cual fuera la versión de Suárez que se comió el gramado del Arena Corinthians, fue suficiente para poner a Uruguay más cerca de los octavos de final y para desahuciar a una Inglaterra que se rindió ante el 'Pistolero'.