Un Mundial soñado

COLPRENSA
BRASIL
25 de Junio de 2014 01:31 pm
  • Colombia realiza el mejor Mundial de su historia. // COLPRENSA

Por Gustavo Alfaro (*)

El balance de Colombia en la primera ronda es muy positivo, la verdad que la Selección está teniendo el Mundial soñado, con toda las sombras que tuvo con la lesión de Falcao, un grupo complicado, la lesión de Bacca y la verdad que tuvo incertidumbre, pero lo develó rápidamente con los rendimientos en la cancha.

El equipo va de menor a mayor, creciendo, evolucionando, consiguiendo la clasificación, cerrando el grupo de forma perfecta, con mucha autoridad, con la posibilidad de tener ocho cambios con respecto a los titulares, donde los jugadores le demostraron al técnico que tiene alternativas de cambio válidas y se ve una respuesta como equipo, más allá de los nombres se ve una identidad.

Ahora, contra Uruguay depende del sistema que utilice Colombia, porque cuando James juega por izquierda tiende a hacer diagonales hacia el centro, y cuando pasa eso debe haber otro volante a la izquierda del volante central, porque si no, Armero queda muy solo y queda desprotegida la posición de marca.

Pero si James inicia como un segundo delantero, Ibarbo debería tener el sacrificio de retroceso, pero dejaría de aportar las capacidades ofensivas que tiene, pero es el costo y beneficio para estar equilibrados.

Si tendría que corregir algo, es que si James inicia por izquierda, hay que tener cuidado, porque si bien Uruguay no va a tener la pelota, tendrá transiciones rápidas y si los delanteros reciben con espacio, van a generar peligro.

Además, Uruguay es esa clase de equipos que no hay que darlo nunca por vencido, porque es como que se potencia más cuando está en un momento adverso, pero si me dan a elegir, yo prefiero a uno que conozco, que he enfrentado en eliminatorias, ya uno los tiene medidos.

Por eso Colombia debe jugar un partido inteligente, de desgaste, largo, porque Uruguay clasificó jugando un partido muy tenso, además, desde que perdió el primer partido ya estaba eliminado, una tensión extra que lleva un estrés adicional dentro de la cancha y en algún momento afecta el rendimiento.

Lo fundamental es que Colombia esté bien plantado en el medio, que tenga la pelota, que se prepare mentalmente para un juego de fricción, en el que no le van a dejar jugar a James, en el que van a maltratar a Teo y a Cuadrado, para que no generen juego y lo forzarán a un juego de choque, que es donde más cómodo se siente Uruguay.

El fútbol es un juego de realidades, es un juego de momentos, así que Colombia también tiene jugadores de experiencia, que saben afrontar este tipo de instancias, me parece que le vi a Colombia una personalidad más allá de lo futbolístico y estratégico que no se había visto antes, ni en Eliminatorias.

Finalmente, la parte emocional influye mucho, porque la vida y el fútbol son un estado de ánimo, y muchas de las cosas que suceden nacen en la cabeza, se trasladan al cuerpo y en el fútbol se expresan en los pies, por eso la parte psicológica es clave, y estoy seguro que lo van a afrontar sabiendo que es una final porque uno sigue y el otro no.

(*) Entrenador de fútbol y comentarista del Canal Caracol