Un adiós con la frente en alto

Carlos Caballero V.
FORTALEZA, BRASIL
4 de Julio de 2014 07:52 pm
  • Dolorosa despedida, triste, así se fue ayer Colombia del Mundial 2014. Todo un país llora la partida de esta Selección que nos hizo ilusionar. // AFP

Dolorosa despedida, triste, así se fue ayer Colombia del Mundial 2014. Todo un país llora la partida de esta Selección que nos hizo ilusionar.

Brasil sorprendió presionando a Colombia en su misma cancha desde el primer minuto de juego. Con ganas, fuerza y deseos el local se le fue literalmente encima al equipo de José Pékerman, que vio como a los primeros cinco minutos ya lo habían metido en su propio arco.

El anfitrión aprovechó muy temprano, sobre los seis minutos un cobro de tiro de esquina, para irse arriba en el marcador. Mario Alberto Yepes y Cristian Zapata no lograron despejar el balón de cabeza, Carlos Sánchez soltó la marca de Thiago Silva y este ingresó solo, el balón le pegó en su muslo izquierdo y se metió.

Colombia no tuvo la tranquilidad suficiente para ir a buscar la paridad en el primer tiempo, en donde lució impreciso en sus pases y nunca se conectó con su juego.

Brasil, que supuestamente llegaría agotada a este cotejo luego de jugar 30 minutos en tiempo extra contra Chile, lucía enterita, tanto así que siguió apretando a Colombia, desconectándola de James y Cuadrado, quienes habían sido en este Mundial los hombres de peso de Pékerman de mitad de cancha hacia adelante.

Colombia, que lució inofensiva, jugó sus peores 45 minutos en en este torneo, mientras que Brasil ganaba de ganas y con chispazos de buen fútbol, que de no ser por su falta de definición y el buen momento de David Ospina hubiera podido ampliar el marcador en el mismo primer tiempo.

El equipo de Pékerman mejoró en la segunda parte, estuvo más tranquilo, tuvo más ideas y salida por los costados buscando originar las opciones sobre el arco de Julio César.

Pero David Luiz, a los 66 minutos, dejó sin chance a Ospina tras impecable cobro de tiro libre. Fue un durísimo mazazo para Colombia.

Sin embargo, los pupilos de Pékerman mostraron que lo que tienen es personalidad y entrega para jugar. Apuraron y consiguieron el descuento luego de una pena máxima bien ejecutada por James a los 77.

Brasil se inquietó, pero sacó la jerarquía, la experiencia, comenzó a reventar cuanto balón tenía a sus pies. Colombia insistió, le metió ganas, corazón, deseos y eso al menos da la tranquilifdad de saber que se intentó.

Brasil ganó bien, sin su mejor fútbol de otras épocas, pero con carácter, personalidad y entrega.

Colombia no supo sortear el hecho de comenzar perdiendo, lo cual le tocó vivirlo por primera vez en este Mundial. Le faltó capacidad de reacción, pues regaló los primeros 45 minutos de juego.

Queda la sensación que se pudo hacer más, pero el mundial ya es historia para Colombia, que dice adiós al mismo con la frente bien en alto.

 

 

Así los vimos

David Ospina: Estuvo inmenso. 8.

Camilo Zúñiga: Mejoró en el complemento. 6.

Cristian Zapata: No fue su mejor partido. 5.

Mario Alberto Yepes: Impasable, gran mundial. 7.

Pablo Armero: No lo hizo bien. 5.

Carlos Sánchez: Se quedó un poco. 5.5.

Fredy Guarín: Mal partido, lució pesado. 5.

Víctor Ibarbo: Deslucido compromiso. 4.

Juan Guillermo Cuadrado: No jugó, no estuvo, no lució. 4,

James Rodríguez: El que más lo intentó. Marcó el penal. 7.

Teo Gutiérrez: Las luchó pero estuvo solo. 6.

Adrián Ramos: Entró conectado. 6.

Carlos Bacca: Le hicieron el penalti. 6.5

Juan Fernando Quintero: Lo hizo bien. 6.