¿Por qué no sabemos celebrar?

COLPRENSA
Bogotá
17 de Junio de 2014 07:53 pm
  • Colombianos celebran el debut de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil 2014 // COLPRENSA

En 1993, Colombia vivió uno de los momentos más gloriosos de su historia deportiva. En Buenos Aires, la Selección de Fútbol venció a su similar de Argentina, 5-0. Las celebraciones no se hicieron esperar, pero a la mañana siguiente, los medios de comunicación registraron centenares de riñas, decenas de heridos y más de 75 muertos en medio de los festejos. 
 

El pasado sábado, con el regreso de Colombia a un Mundial, la gente enloqueció al ver a su equipo ganar y golear, pero nuevamente fue una celebración empañada por la sangre y la muerte. 

Para explicar el por qué de este comportamiento, el médico psiquiatra y director Científico del Instituto Nacional de Demencia, Mario Danilo Parra, considera que es clave conocer en profundidad la historia del país. 

“El origen de la violencia está mucho más atrás de lo que creemos. Colombia siempre ha sido un país violento, entre otras cosas porque es una mezcla de razas y varias culturas que fueron explotadas, en su momento, por los españoles”, afirma el médico psiquiatra. 

Y agrega que para luchar contra esa explotación se utilizó la violencia para conseguir la libertad. Y estas formas violentas se han mantenido hasta nuestros días, pasando por la Guerra de los Mil Días, la violencia bipartidista hasta llegar a los movimientos guerrilleros y el narcotráfico. 

“Las masacres que se dieron en la violencia bipartidista fueron atroces, incluso muchas de las formas en las que se torturaba y mataba a las personas empezaron a tener nombre”, afirma Parra, refiriéndose a métodos brutales como el 'corte de corbata' con el que degollaban a la persona y posteriormente por el cuello le extraían la lengua; de igual forma existía el 'corte florero' con el que se desmembraba a la persona y luego en el tronco introducían las cuatro extremidades. 

Por esto, según el psiquiatra, la violencia empezó a adquirir ese contexto de normalidad en Colombia, como sucedió en los años 80's con el narcotráfico y la aparición de Pablo Escobar y su poder económico. El capo llegó a ofrecer millonarias recompensas por la muerte de cada policía, o las amenazas que recibían diariamente los dirigentes del país por ir en contra de su ideología política. 

Según el científico Parra, “por estos hechos es que la capacidad de asombro ante la violencia en Colombia se ha ido perdiendo, pues se volvió el pan de cada día de nuestra sociedad. La historia de violencia en el país ha hecho que nuestro inconsciente colectivo se programe para creer que es mucho más fácil encontrar una solución o imponer el poder a partir de la violencia, que a través del diálogo o la comunicación”. 

Es por esto que más que atribuirle este comportamiento a una raza, se lo atribuye a la cantidad de hechos violentos que se han vivido en el país, creando una sociedad donde la violencia es una forma de demostrar poder y de solucionar conflictos. 

COTIDIANIDAD VIOLENTA 

Refiriéndose al tema de la violencia, el doctor parra afirma lo siguiente: “La cotidianidad colombiana ya es una realidad violenta, aceptada socialmente. En una sociedad donde se premia el actuar, el golpear, el alzar la voz, cualquier factor puede generar un acto violento”. 

De igual forma, Parra sostiene que “la cultura también juega un papel importante y por esto es indispensable evaluar el entorno familiar a la hora de analizar este tipo de comportamientos, como en los hogares en los que existe un padre muy impositivo que usa la violencia, o los hogares donde la madre es sumisa o ausente, o en los que no se tiene en cuenta el diálogo sino la violencia. Esto empieza a generar desde la temprana infancia comportamientos violentos como la única alternativa para la solución de problemas familiares”. 

Por otra parte, existen sustancias como el alcohol que de una u otra forma reprimen lo racional y afectan la parte instintiva. Para el experto psiquiatra, esta ola de violencia obedeció más a esa pérdida del control producto del consumo de alcohol que a un conflicto como tal, pues las personas se vuelven menos tolerantes, y eso provoca este tipo de comportamientos impulsivos bajo el efecto del alcohol. 

Es así como el triunfo de Colombia más que ser un objeto de pelea se convierte en el hilo conductor para que a través de las celebraciones y el consumo de licor se desataran comportamientos violentos. 

¿LAS MEDIDAS QUE SE TOMAN SON SUFICIENTES? 

Algunas de estas medidas han probado ser efectivas, un ejemplo claro es la Ley Zanahoria que de una u otra forma evita que las personas consuman tanto alcohol. 

El hecho de que existan leyes que penalicen a las personas que conduzcan en estado de embriaguez hacen que ante el miedo las personas se abstengan de transgredir la ley. 

Hasta el momento este tipo de leyes pueden resultar efectivas “pues no se va a cambiar la historia de Colombia en tres días”, afirma Parra. Sin embargo, es necesario que se empiece a tomar conciencia del consumo de alcohol en el país. 

Si las medidas que se toman son explicadas a la ciudadanía de tal forma que se haga entender que se hacen para evitar accidentes y para proteger, pueden ser efectivas, sin embargo, son medidas que disminuyen poco pues en el momento de quitar la restricción la persona volverá a incidir en este tipo de actos. 

Por esto se debe pensar en soluciones a largo plazo, y educar a la gente es una de ellas para que de esta forma se eviten hechos lamentables como los que ocurrieron el sábado y poder disfrutar de estas celebraciones en paz. 

LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA EL PARTIDO DEL JUEVES 

Para evitar que se presenten alteraciones del orden público, como los del sábado pasado, las autoridades de Bogotá adoptaron varias medidas de seguridad, así: 

1. Las autoridades de la Capital del país determinaron que no se decretará la Ley Seca pero sí habrá Pico y Placa todo el día. 

2. La Policía Metropolitana vigilará la ciudad desde el aire con un helicóptero durante toda la jornada, y la Dirección de Tránsito y Transporte controlará la presencia en las calles de conductores en estado de embriaguez. 

3. La red hospitalaria estará en alerta verde desde las 6 a.m. 

4. Se prohíbe el uso de todo tipo de armas blancas y de fuego. 

5. Se pidió a los ciudadanos no hacer uso de elementos como harina y agua en la celebración, y para ello se adelantarán campañas educativas en toda la ciudad. 

Disposiciones similares han sido adoptadas en varias ciudades del país, pues los desmanes han sido generalizados en casi todas las ciudades.